Miembros de organizaciones sociales protestaron frente a las oficinas de la empresa para rechazar los aumentos y la falta de inversión para mejorar el servicio.
Con paraguas y bajo la lluvia, así marcharon los vecinos por el centro de Avellaneda.

Bajo la lluvia, cubiertos con paraguas y pilotos, miembros de organizaciones sociales marcharon hasta las oficinas de Edesur en Avellaneda para rechazar los aumentos en tarifas de luz que este año se ajustarán cuatro veces y se incrementarán un 55% en promedio.

Con pancartas y una bandera verde encabezando la columna con el lema “basta de aumentos”, cientos de vecinos y integrantes de Barrios de Pie y el Frente Popular Darío Santillán se movilizaron por la avenida Mitre hasta el frente de la empresa.

Leé también:  Lanzan el Mapa de la Memoria y de los Derechos Humanos de Avellaneda

Norma Morales, referente de Barrios de Pie, señaló: “Estamos hartos de que abusen de los que menos tenemos. Estamos recibiendo facturas de luz por encima de los $3000. Se hace imposible vivir así, más teniendo en cuenta la situación de crisis que está viviendo el país”.

La dirigente social apuntó que el problema no solo son los aumentos de tarifas, sino las deficiencias que desde hace años muestra el servicio. “Ante el primer día de calor del año nos hemos quedado sin luz en una buena cantidad de hogares, lo que nos da la pauta de que nada de lo que nos sacan de los bolsillos es invertido en mejorar el servicio”, remarcó.

Leé también:  Homenaje para el bombero Revainera

A fines del año pasado, el Gobierno nacional anunció que la suba de las tarifas eléctricas se aplicará de manera encadenada, con un 26% de aumento en febrero, otro 16% en marzo, un incremento del 4% para mayo y otro 4% en agosto.

Así, un usuario residencial con un consumo de 224 megavatios al mes pagará $945 a partir de marzo, mientras que un usuario que consuma más de 360 mw/h deberá abonar $1.497 al mes.