Juan Martín Del Potro volvió hace unos días al circuito de tenis tras tres meses sin competir por otra lesión (y van…). Más allá de que últimamente sus contratiempos de salud lo hacen estar más tiempo afuera que en la cancha, Delpo ya se ganó hace rato su lugar en el olimpo de los deportistas argentinos más grandes. De hecho, en mi humilde opinión, la “Torre de Tandil” es sin dudas el tenista más importante de nuestra historia junto a Guillermo Vilas.

¿A qué viene esta introducción? A que nuestro barrio también tiene lo suyo. Es cierto, no tuvimos figuras tan relevantes como Del Potro y Vilas, pero sí varios nombres de relevancia en el deporte, como Roberto Carruthers, Martín Jaite, Guillermo Pérez Roldán, Hernán Gumy, Gastón Gaudio y el uruguayo Pablo Cuevas, actual número 51 del ránking ATP.

Lo curioso es que todos ellos pasaron por un único club, el famoso Temperley Lawn Tennis Club, en Temperley Este.

Leé también:  El Lomas que nunca duerme

La historia del deporte blanco en nuestro distrito comienza a principios del siglo pasado, cuando los inmigrantes británicos decidieron fundar varios clubes para pasar su tiempo libre. Así fue como en 1913 nació el más antiguo del barrio, el pequeño y pintoresco Queen’s Club, que aún hoy sigue funcionando en Juncal 444. Todo empezó cuando la compañía Villamil, dedicada a la exportación de cueros, le regaló un lote en la zona a cada empleado. Muchos de ellos, hijos de inmigrantes, decidieron unirse y usar el espacio para construir dos canchas de tenis. El nombre elegido fue, claro, un homenaje a la Reina Victoria de Inglaterra.

Unos años después, en 1920, la polémica definición en un torneo interno provocó una terrible pelea entre socios. Varios de ellos, enojados, abandonaron el club y decidieron construir su propio rincón a dos cuadras del Queen’s, sobre la calle Ituzaingo. Con el tiempo, el Temperley Lawn Tennis Club, como lo bautizaron, se convirtió en la institución de tenis más importante de la zona y un verdadero semillero de cracks. Todos los tenistas que les nombré arriba jugaron en la primera división del TLTC, pero quienes se hicieron desde abajo, desde la escuelita, fueron dos vecinos: Gumy y Gaudio, el campeón de Roland Garros 2004.

Leé también:  La época de oro del circo lomense

A pocos metros del Lawn Tennis, en Colón y Esmeralda, está el Creca (ex ECA). Pese a no tener tanta tradición, pergaminos y nombres ilustres como su vecino, las vitrinas del Creca están llenas de trofeos interclubes. La institución está ubicada en los terrenos que ocupaba antiguamente el casco de la quinta de la familia Saint. En fin, amigos, está claro que Tandil es la capital del tenis argentino, pero hay pocas ciudades que le pueden disputar tanto ese título como Temperley Este.