Organizaciones de Derechos Humanos movilizarán hoy, a las 17, desde la estación de Adrogué hacia la casa del excarcelero de “El Vesubio”. “Si no hay justicia, hay escrache”, sostienen.
volverán a marchar hacia la casa de quien fuera carcelero durante la dictadura.

Impune. Desde hace un mes y medio, el genocida José Maidana pasea libre por las calles de Adrogue, sin culpa ni vergüenza, siendo que fue uno de los responsables del terrorismo de Estado durante la última Dictadura militar. Pero los vecinos no están tranquilos y claman justicia, por eso hoy se hará el segundo escrache, a las 17, desde la Plaza San Martín (la de la estación) hacia la casa Maidana.

La agrupación HIJOS junto a otras organizaciones locales impulsan este repudio hacia quien fuera el carcelero de “El Vesubio”, un centro clandestino de detención durante la última dictadura cívico-militar.

Leé también:  Confirman un caso de Coronavirus en Danone

“No más prisiones domiciliarias para los genocidas. Han cometido delitos graves de Lesa Humanidad y en el único lugar que deben estar es en prisión”, indicó Juana Campero, integrante de la agrupación HIJOS desde sus comienzos, en 1995.

Bajo el lema “Si no hay justicia, hay escrache”, la jornada tiene el fin de concientizar a los vecinos sobre esta siniestra presencia de un genocida en el vecindario.

“Me da bronca y no entiendo cómo un torturador y un violento como este hombre pueda contar con beneficios. En la parte humana no dejo de pensar si Maidana tuvo la conciencia de que en sus manos tenía un ser extraordinario como lo era mi papá”, señaló José Dabrowski, hijo de Wolfgang Achtig, austríaco desaparecido que se lo vio con vida por última vez en “El Vesubio”.

Leé también:  Cuáles son las medidas que lanzó Almirante Brown para aliviar a los comerciantes
Goza de libertad y pasea por las calles de Adrogué.

José Maidana era agente penitenciario del excentro clandestino, que se encontraba ubicado en La Matanza. En 2011 fue condenado a 22 años de prisión, pero el 15 de enero pasado fue liberado por decisión de la jueza Sabrina Namer, del Tribunal Oral Federal N°4.

Actualmente vive en la casa de una de sus hijas.

Hace dos semanas, se realizó el primer escrache, donde participó la presidenta de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Nora Cortiñas.