Un spot que buscaba presentar una nueva variedad de la marca fue denunciado por machista. En él se ve cómo una mujer es obligada por un hombre a tomar la bebida durante un "bautismo birrero". Miralo acá.

La cervecería Brahma quitó de las redes sociales una de las dos piezas de su campaña publicitaria "Brahma Lime" que llevaba unas horas en el aire, a partir del fuerte repudio en redes sociales por el spot que fue calificado de "machista", "misógino" y "violento" por referentes del feminismo, pero también de la comunicación social y la publicidad.

"Cerveza, nos gusta a todos, pero a vos, te parece amarga. Y te sentís afuera, tomando traguitos de colores. No desesperes. Este verano te trae Brahma Lime: una Brahma con un toque de Lima, menos amarga", comienza diciendo una voz en off mientras se ve a una joven en traje de baño tomando un jugo en una rueda de chicos y chicas que beben cerveza en la playa.

Entonces, una de sus pares le saca el vaso, tras lo cual varios jóvenes la toman de los brazos y la arrastran contra su voluntad hacia el mar, haciéndola caminar por una pasarela de gente que la impulsa al tiempo que le abre paso aguas adentro, donde la recibe un hombre vestido como una especie de gurú o sacerdote.

"¡Vamos, mi reina, ya es hora de que tengas tu bautismo birrero!", prosigue la locutora mientras esta especie de maestro de ceremonias, en una suerte de iniciación, la toma de la cintura y la sumerge bajo el agua mientras le hace tomar un sorbo de la cerveza.

"Probá Brahma Lime, la cerveza para los que no les gusta la cerveza", concluye la publicidad mientras se ve a la joven tomando la bebida por su cuenta, alegre y rodeada de amigos.

Luego de lo sucedido, #Brahma era la primera tendencia de Twiter en Argentina, con 11.000 tuits.

"En Brahma respetamos y celebramos las individualidades. Y como sabemos que no a todos nos gusta lo mismo, decidimos lanzar una cerveza con un toque de lima", comienza el comunicado emitido cerca de la pasada medianoche por la empresa cervecera.

"Pedimos disculpas a quienes sintieron lo contrario. No logramos expresarnos de una manera clara. Nuestra intención es seguir construyendo una sociedad más justa e inclusiva en la que podamos disfrutar de un momento con amigos de la manera que elijamos", concluye.

Desde 'Mujeres que no fueron tapa', uno de los primeros espacios que denunció el spot, cuestionaron "el viejo recurso de hacernos sentir unas nenas bobas para vendernos cosas" y que se utilice la falacia de la universalidad de algunos gustos "para obligarnos a encajar".

"No alcanza con decirte que sos una tonta que no sabe divertirse. No alcanza con mostrarte como una nena que 'todavía' no se convirtió en mujer, que no sabe lo que le gusta, sino que para 'convencerte' de que 'te guste lo que les gusta a todos' te fuerzan, sos empujada y obligada a atravesar el rito de iniciación a 'probar' lo que 'cuando probas te gusta'. ¿A qué les suena esta publicidad?", se pregunta el blog en clara alusión a las iniciaciones sexuales forzadas en la pareja.

"No es la dictadura de lo políticamente correcto. Criticamos el comercial porque refuerza la cultura de la violencia contra las mujeres en un país en donde matan a una mujer cada 26 horas por su condición de mujer y en donde crecen las violaciones en grupo", escribió la escritora y periodista Ingrid Beck.

La escritora y politóloga María Esperanza Casullo aseguró que este spot es propio de un "equipo publicitario que no contiene mujeres, o personas diversas, o alguien al que le hicieron un 'bautismo' violento, o sentido común".

"Que desastre! ¿Esto está al aire? ¡Sáquenlo ya! ¿Qué agencia hizo esto? ¿Nadie advierte la violencia y el sexismo?", escribió la extitular del Inadi María José Lubertino.

"Basta de publicidades que nos hacen sentir que tenemos que encajar, que dicen que nuestros gustos están mal, que muestran mujeres siendo forzadas, que perpetúan estereotipos de género, de cuerpos hegemónicos, de lenguaje sexista", sostuvieron desde Publicitarias.org.

"Sabemos que el camino está lleno de aciertos y errores, pero basta, marcas y agencias, de no darse cuenta y no incorporar especialistas en perspectiva de género a sus procesos", agregaron desde esta comunidad de mujeres trabajando en publicidad, marketing, diseño y comunicación que buscan promover la diversidad, el liderazgo femenino y la perspectiva de género.

Otras voces se alzaron, además, contra el consumo obligado de alcohol. "Estos conceptos publicitarios que no sólo son discriminatorios, sino que profundizan la epidemia de alcoholismo en jóvenes", afirmó el Defensor del Pueblo Adjunto de la provincia de Buenos Aires, Walter Martello.

"Yo también repudio la propaganda de Brahma. Estuve investigando y resulta que esa cerveza es de las que tienen alcohol", tuiteó el periodista Guillermo Andino.

También en alusión a la publicidad, el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación publicó este domingo una serie de tuits en relación con la “violencia simbólica”.

En su cuenta de Twitter, @MinGenerosAR, el Ministerio dirigido por Elizabeth Gómez Alcorta divulgó una serie de posteos. “En estos días surgió un debate a raíz de una publicidad. Algunas personas se enojaron, otras se preocuparon y a otras no les pareció para tanto. Queremos usar esta excusa para charlar sobre la violencia simbólica, estereotipos y consumos que nos llevan a naturalizar conductas”, comienza el posteo del organismo nacional.

El siguiente tuit expresa que “la reproducción de la discriminación, desigualdad y dominación en las relaciones sociales a través de la difusión de mensajes, patrones, valores, íconos o signos es una violación a los derechos humanos de las mujeres conforme la Ley 26.485 y se conoce como “violencia simbólica”.

“Se trata de un tipo de violencia que se encuentra naturalizada y no suele ser identificada como tal por quienes producen y reciben los mensajes. Es parte de lo establecido por nuestra cultura. Por eso, está presente en todos los demás tipos de violencia por razones de género”, asegura.

La descripción continúa “cuando se presenta a las mujeres en roles estereotipados, se les asigna un valor simbólico inferior al de sus pares varones y se atenta contra la igualdad de oportunidades y derechos de todas las personas, por lo tanto, contra la posibilidad de construir una sociedad más justa”.

“Hablar y hacer visible la violencia simbólica nos permite poner en tensión y cuestionar la cultura establecida. Al mismo tiempo, es una oportunidad para mostrar que no hay formas únicas de representar a las mujeres y la diversidad a la hora de comunicar”, señala otro de los tuits.

Por último, desde el Ministerio invitan al usuario a pensar y debatir sobre la violencia simbólica para “combatir toda forma de violencia contra las mujeres, los géneros y la diversidad, porque creemos que una sociedad más igualitaria es posible y es justa para todas, todos y todes”.