El tiempo vuela. Ya llegó diciembre y el 2020 está a la vuelta. Como todos los años, el último mes del calendario nos trae el calor, Navidad, Año Nuevo, las vacaciones de verano de los chicos y el inicio de la temporada de teatro de revista en Mar del Plata, Buenos Aires y Villa Carlos Paz. De a poco, los programas del mediodía ya empiezan a inundar la televisión con información sobre las clásicas peleas de cartel.

Claramente Lomas no es un polo reconocido por atraer este tipo de espectáculos, pero en nuestros teatros siempre se puede encontrar una variada oferta de obras, en especial para los más chicos o los interesados en el llamado circuito alternativo. Históricamente fue aún más popular.

El teatro nació como tal en Argentina a partir del circo criollo en las últimas décadas del siglo XIX, con un carácter bien popular. En Lomas, el primer teatro local funcionó en el Hotel “La Paz”, ubicado sobre la calle Balcarce, en Lomas Este. Se trataba de un modesto galpón donde se construyó un escenario sobre barriles de madera vacíos. Las instalaciones eran muy precarias: el techo no tenía cielorraso y el piso era de ladrillos. Cuando había función, los decorados se traían desde la Capital Federal. El primer espectáculo -“El puñal de Godó”- se llevó a cabo a fines de 1882. Con los años surgieron salas como el reconocido Teatro Español. También se hacían funciones en los cines Gloria, Little Palace, San Martín de Banfield y Gran Splendid de Temperley.

Leé también:  Las viejas vías del ferrocarril

Un teatro independiente que se destacó fue “Yunque”. Contó con la participación de intérpretes de relativa fama a nivel nacional que ensayaban en una galería de Laprida al 200, que por su arquitectura se conocía como “La Cueva”. De hecho, no era más que una buhardilla. Fueron conocidos por ser los pioneros del teatro circular en zona Sur. Al no tener escenario ni decorados fijos, el público se ubicaba en torno a los actores. Otro inolvidable fue el Teatro Horizonte, que nació en un galpón que funcionaba como taller mecánico en Frías al 2000, en Llavallol.

Lomas mantiene hoy una amplia y destacada producción de grupos de teatro independientes, muchos con sala propia, como  Diablomundo, Nomeolvides, Las Nobles Bestias, De las Memorias y el Teatro Ensamble. Y actores que se destacaron y son vecinos: Niní Marshall, Pepe Biondi, Pepe Soriano, Virginia Luque y Susana Fernández Anca, entre otros. Ah, no me quiero olvidar de mi actriz favorita, Mica Lapegüe. ¿Les suena?