La fábrica de zapatillas Gaelle tuvo que cerrar sus puertas por la caída en las ventas. 

Una de las fábricas más antiguas de la zona.

La fábrica fundada en 1982 dejó a 60 trabajadores en la calle que llegaron a la empresa y  se encontraron con las puertas cerradas y con carteles que informaban sobre el cese de actividades.

Los despidos y retiros voluntarios habían comenzado en mayo de 2016 cuando se fueron gran parte de los 300 trabajadores de la fábrica.

En ese momento su fundador, José López, manifestó que desde que Macri llego al poder “los precios se disparan y se está perdiendo rentabilidad, nuestra ilusión es que pasen estos seis primeros meses que están siendo muy duros por los cambios”.

Leé también:  Los trabajadores de SIAM vuelven a manifestarse

Desde la Unión de Trabajadores de la Industria del Calzado de la República Argentina denuncian que se perdieron 6 mil puestos de trabajo en el sector desde la apertura de importaciones por la imposibilidad de competir con productos provenientes del exterior.

Las Pymes del sector reclaman al Gobierno, el cierre de las importaciones por el plazo de un año. Además, piden que se declare la Emergencia de la Industria del Calzado.

Los reclamos no tuvieron una respuesta del gobierno nacional ni provincial.