Los beneficios de respetar la “hora sagrada” tras el parto

Es el primer encuentro del bebé con el mundo real y con la persona que lo llevó en su vientre. Ayuda a la lactancia y a la salud del recién nacido.

Los primeros sesenta a noventa minutos después del parto (incluso se habla de las primeras dos horas) son trascendentes para la vida del bebé y su mamá.

Por eso, se ha denominado a ese instante “hora sagrada” y de a poco cada mamá va tomando conciencia de la importancia de no pasar por alto ese momento, que es único.

En la mayoría de los centros de salud, una vez nacido el bebé y presentado a su mamá, es llevado inmediatamente a realizar los chequeos e higienización.

Pero en caso que no sea de suma urgencia una revisión médica, la hora sagrada debe ser respetada. Dichos minutos tienen una carga sumamente emotiva y sensitiva que la mamá nunca olvidará.

Allí hay reconocimiento mutuo, en el que el contacto tiene efectos en el vínculo y en la salud tanto inmediatos como a largo plazo. Además es fundamental para establecer, en esa primera hora, una impronta afectiva que favorece la instauración de la lactancia materna porque las hormonas de la madre y el bebé construyen una sinergia: la mamá tiene una importante descarga de oxitocina, y el bebé está especialmente receptivo, buscando una contención parecida a la que tenía dentro de la panza.

El doctor Alejandro Jenik, integrante del servicio de Neonatología del Hospital Italiano, reconoce que no son muchas las maternidades en las cuales se practica el contacto piel a piel precoz en la sala de partos. “Esta práctica induce un potente efecto anti-estrés en el bebé, que también impacta en forma positiva en la duración de la lactancia materna”, agrega.

En la madre ayuda a reconstituir la unidad corporal, disminuye la presencia de síntomas depresivos post parto y se sienten más confiadas en sí mismas. El porcentaje de cesáreas elevado que indican las estadísticas conspira de manera importante con esta práctica. “Personalmente estoy en contra de los hospitales que promueven los ‘partos humanizados’ como política de salud. Todos los binomios madre-hijo requieren un cuidado perinatal óptimo que incluya un parto institucionalizado y respetado, y la posibilidad de colocar a los recién nacidos en contacto piel a piel con sus madres por al menos una hora y alentar a la madre a reconocer cuándo su bebe está listo para amamantar, ofreciendo su ayuda si es necesario”. El único peligro, según los especialistas, es el “colapso súbito e inesperado postnatal” del recién nacido, un evento raro, pero catastrófico que se produce por obstrucción de las vías aéreas del niño en madres muy extenuadas o distraídas. En tanto, es impresionante ver cómo el bebé encima del pecho de la madre repta guiado por el olor. Por eso, tanto Unicef como la Organización Mundial de la Salud (OMS), promueven la “hora sagrada”. En 2012 la OMS a través de un informe recomendó la hora sagrada para “prevenir la hipotermia y para promover la lactancia materna.

No Comments Yet

Comments are closed

Powered by themekiller.com watchanimeonline.co