Por qué se celebra el Día del Estudiante 

mundos personales. Se debe a una iniciativa presentada por un joven nacido en Avellaneda, que luego fue un destacado arqueólogo. 

El Día del Estudiante se celebra cada 21 de septiembre, el mismo día en que los restos de Domingo Faustino Sarmiento llegaron a Argentina en 1888, un hecho que ocurrió diez días después de su fallecimiento en Paraguay. 

Cuatro años después de la muerte del sanjuanino, un estudiante y presidente del Centro de Estudiantes de la Facultad de Filosofía y Letras llamado Salvador Debenedetti (que en ese momento tenía sólo 18 años) presentó la propuesta de homenajearlo celebrando el "Día de los Estudiantes".  

También te puede interesar:

La propuesta recibió el visto bueno de las autoridades y, en un principio, se festejó tan solo en la Facultad de Filosofía y Letras. Los primeros festejos tenían que ver con lectura de fragmentos recordando la figura de Domingo Faustino Sarmiento. 

Sin embargo, al poco tiempo, la celebración se extendió al resto de las facultades y, con el paso de los años, trascendió el ámbito académico.

Salvador Santiago Lorenzo Debenedetti, tal como era su nombre completo, nació el 2 de marzo de 1884 en Avellaneda. 

Hijo de un inmigrante italiano de una familia de Piamonte y una nativa rioplatense, vivió en las calles Alsina y Paláa, solar donde actualmente se levanta la Escuela Secundaria de Enseñanza Técnica Nº 5 de Avellaneda, que lleva su nombre.

Estudió en el colegio San José de Buenos Aires, se recibió con Diploma de Honor y allí empieza a perfilarse su inclinación a las letras.

Ingresó a la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires, donde conoció al sabio Juan B. Ambrosetti y se volcó plenamente a la arqueología y la antropología recibiéndose como Dr en Filosofía y Letras. En 1909 obtuvo su doctorado con la tesis "La cerámica funeraria de los yacimientos prehistóricos de "La Isla" (Quebrada de Humahuaca)".

Durante los años de estudiante universitario, participó activamente en la política estudiantil, siendo elegido en 1902 presidente del centro de estudiantes. 

Una de las gestiones más destacadas en esa función, fue obtener que la facultad estableciera el día 21 de septiembre como "Día del Estudiante".

Debenedetti participó junto con Ambrosetti, de las primeras excavaciones en el Pucará de Tilcara en 1908, 1909 y 1910. Luego profundizó los estudios arqueológicos en la Quebrada de Humahuaca, especialmente en el Pucará de Tilcara, sobre los que publicaría una importante monografía en 1930, poco antes de morir.

A fines de la década de 1910 fue designado director del Museo Etnográfico de la Universidad de Buenos Aires, desempeñándose también como profesor en esa casa y en la Universidad Nacional de La Plata. 

Viajó a Europa y en Francia dio una conferencia, a raíz de la cual la Sociedad de Americanistas de París lo nombró miembro en 1929.

En el año 1911 inició excavaciones en Baradero donde encontró esqueletos y materiales arqueológicos que correspondían a indígenas que ya habían tenido contacto con los blancos.

En 1923, los restos y piezas extraídos del Cementerio Indígena fueron llevados al Museo Etnográfico perteneciente a la Facultad de Filosofía y Letras en la calle Moreno de la Capital Federal.

Murió prematuramente el 1 de Octubre de 1930, con 46 años a bordo del "Cap Polonio" de regreso al país luego de asistir al Congreso de americanistas de Hamburgo, en momentos en que se encontraba en plena actividad intelectual y productiva. Sus cenizas se encuentran enterradas junto a las de Juan B. Ambrosetti, en un monumento-pirámide, obra de Martín Noel, levantado en memoria a ambos sabios, al pie del Pucará de Tilcara.

Temas Relacionados
+ mundos-personales
ÚLTIMAS NOTICIAS