La Unión | DEPORTES

 "Hay un nudo que no podemos desatar", se sinceró Frank Kudelka

Declaraciones. El DT de Lanús analizó la derrota ante Tigre y remarcó que el equipo tuvo "un partido errático desde la posesión y la recuperación", lo que le impidió seguir por la buena senda.

Crédito: Prensa Lanús

El optimismo que se generó en Lanús por los últimos partidos, más por lo que significaron los resultados que por el juego exhibido, se esfumó rápidamente con la derrota 2-1 ante Tigre y eso encendió nuevamente las señales de alarma de un equipo que no encuentra fútbol y marcha último en la Liga Profesional.

Esta realidad, justamente, dejó con un sabor amargo al entrenador Frank Kudelka, que se mostró cabizbajo y con cierto malestar luego de la nueva caída de su equipo, la cuarta en siete partidos.

"No fuimos el equipo atento e intenso del partido anterior, es notorio los vaivenes que tenemos", lamentó Kudelka, quien no terminó conforme con la producción de su equipo en la Fortaleza de Guidi y Cabrero y dejó en claro que deben "trabajar en varias cuestiones" para enderezar el andar del equipo.

"Pensé que el tema de los altos y bajos del plantel estaba superado, pero hay un nudo que no podemos desatar. Se pasa de un nivel alto a otro bajo y no lo estamos solucionando", remarcó masticando un poco de bronca.

En esa línea, sobre lo que fue el partido ante Tigre, el DT remarcó: "No hicimos un buen encuentro, no me gustó cómo jugó el equipo. Hay situaciones de duelos que en la que siempre nos ganan los rivales y eso es muy notorio".

Y continuó: "Tuvimos un partido errático desde la posesión y la recuperación. Y creo que a pesar de que no fuimos superados, el resultado del triunfo de Tigre fue justo. No fuimos agresivos en la recuperación y estuvimos con mucha dificultades en la posesión, o sea con poca certeza y problemas de ejecución".

El malestar del entrenador se debe a que Lanús, en los dos últimos partidos, había mostrado signos de recuperación, especialmente en el segundo tiempo del triunfo por 1-0 ante Arsenal y el partido completo en el empate 2-2 ante Central Córdoba. Sin embargo, cuando todo era optimismo, un nuevo golpe llegó.

"Es este es un equipo que tiene problemas en la defensa y por eso la cantidad de goles que sufrió en lo que va del torneo (es el equipo más goleado de la Liga Profesional). Creí que podíamos sostener la mejoría que mostramos en los últimos dos partidos, pero no pudimos", concluyó el entrenador de Lanús.

Temas Relacionados