La medida anunciada por el ministro de Planificación implica que las distribuidoras eléctricas deberán resarcir a los usuarios. Además, se refirió a los pedidos de aumento de tarifas para las empresas. "El Gobierno no va a ceder a la presión", remarcó. Y negó un salvataje a las distribuidoras.

de vido
Las distribuidoras de electricidad Edenor y Edesur deberán resarcir con montos de hasta $1.740 a los usuarios que sufrieron los cortes de servicio más prolongados durante la ola de calor de fines de diciembre, anunció hoy el ministro de Planificación, Julio de Vido.

El funcionario justificó esas medidas ante la "negligencia e incumplimiento gravísimo" por parte de las empresas, y advirtió que "la gradación de sanciones llegan hasta la rescisión del contrato", para lo cual se recaba la información que permita "ir a fondo, con seriedad y sin que nos tiemble el pulso".

De Vido insistió en que las compañías subejecutaron inversiones para las cuales contaban con recursos por $240 millones, a través del Fondo de Infraestructura "como una forma de extorsión para lograr una suba de tarifas que no va a ser concedida".

El ministro detalló en conferencia de prensa que ambas compañías deben pagar $490 a los usuarios residenciales que padecieron interrupciones del suministro de entre 12 y 24 horas.

Esa suma se eleva a $760 en los casos de cortes con una extensión de entre 24 y 48 horas, y a $870 cuando el apagón superó los dos días, añadió el ministro.

Pero además, quienes ya sufrieron las interrupciones del servicio eléctrico entre 2010 y 2012 verán incrementado el pago resarcitorio en un 100%.

Por esta vía Edesur deberá abonar a los usuarios $221 millones y Edenor $77,5 millones, que empezarán a ser acreditados a partir de la próxima factura y hasta que se termine ese crédito.

Ambas compañías sufrirán en forma adicional las sanciones regulatorias previstas en el contrato de concesión, y que serán de $17,88 millones para Edesur y de $8 millones para Edenor.

De Vido enfatizó que, al igual que en la recuperación del Correo, Aguas Argentinas, Aerolíneas, YPF o la creación de Arsat, "no nos va a temblar el pulso para tomar las medidas que la seriedad que el contexto requiere para garantizar la distribución eléctrica".

El ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, anunció que Edenor y Edesur deberán pagar en carácter resarcitorio a los damnificados por los cortes desde $490 a $870 a los clientes residenciales, al tiempo que afirmó que el gobierno no cederá a las presiones.

De Vido alentó "que todos los argentinos tengan derecho a una energía segura, porque es inadmisible que eso no se cumpla porque el último cablecito de la última cuadra se funde".

Además, anunció que la semana próxima, mediante una resolución, el Gobierno exigirá que todos los prestadores de servicios dispongan de un call center "para que una persona con nombre y apellido atienda las demandas, y rellame para ver si el problema se solucionó".
El ministro aclaró luego, en respuesta a publicaciones erróneas, que Cammesa (la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico) no tiene deudas con las distribuidoras.

"Es exactamente al revés: a Cammesa le deben más de $4.700 millones", y la mayor deudora es la empresa de electricidad de Córdoba EPEC, precisó.

De Vido identificó además a Edenor, Edelap (de La Plata) y Edelsa de Mendoza, a las cuales se le exigirá una inmediata regularización de sus compromisos.

El ministro puntualizó al comienzo de su conferencia que los inconvenientes alcanzaron a un promedio de 57 mil usuarios, lo cual equivale al 1,1% en un padrón de 5,2 millones.

En el pico de cortes, el día 20 de diciembre se vieron afectados 152 mil usuarios, el 3% del total, mientras los más perjudicados -en una proporción de 5 a 1- fueron los atendidos por Edesur.

En este caso, la mayor cantidad de interrupciones se concentraron en los barrios porteños de Villa Santa Rita, Flores, Montecastro, Liniers, Villa Devoto, Floresta, Caballito, Almagro y Parque Patricios, y en algunas zonas de los partidos bonaerenses de Lanús y Avellaneda.

Los usuarios más afectados de Edenor, en tanto, fueron los de Morón, Olivos, Pilar y algunas zonas particulares del cordón norte desde Vicente López hasta Tigre, concluyó De Vido.