Reconvirtió un basural en un espacio lleno de arte

CON AYUDA DE VECINOS. Con dos postes de luz pintados a mano y un mural, todo con temática de animales y plantas, la lomense Natalia Bertolucci le dio vida a su barrio, en Llavallol.

Existen vecinos que todavía ponen mucho de sí para ver mejor y más agradable el barrio en donde viven. Natalia Bertolucci es una de ellas, quien, con la ayuda de algunos lomenses, reconvirtió una esquina que era un basural en un espacio que ahora cuenta con postes de luz pintados a mano y un mural lleno de arte: con la temática de animales y plantas, un rincón de Llavallol está lleno de vida. "Fue muy emocionante porque es el lugar donde yo vivo", dijo Natalia, que deseó que los vecinos tomen conciencia para no dejar más residuos y, por qué no, sumarse a la iniciativa de alegrar las calles con arte.

La lomense Natalia Bertolucci vive hace 15 años en Llavallol, más específicamente en Pareta y Kurth. En esa intersección, muchos vecinos se acostumbraron a dejar la basura y, pese al trabajo del Municipio de limpiar periódicamente, el resultado siempre es el mismo. Por eso a Natalia se le ocurrió poder embellecer el espacio con arte, uno de sus hobbies: con temáticas de animales y flores, pintó dos postes de luz y realizó un mural en uno de los paredones del Complejo Educativo Euskal-Echea, todo con pintura donada de distintos vecinos. "La idea la tomé de un artista costarricense llamado Rylyuk, él pinta los palos de luz para darle vida a las calles y me inspiré en su trabajo", contó sobre cómo decidió llevar a cabo la labor y utilizar a la naturaleza como temática para las obras.

Tanto en los dos postes de luz como en el mural se pueden observar distintos animales, como guacamayos, tucanes, panteras y tigres, además de variedades de plantas y flores en una especie de selva, en donde se destaca el enorme colorido que usó Natalia para darle alegría al lugar.

Tanto en los dos postes de luz como en el mural se pueden observar distintos animales, como guacamayos, tucanes, panteras y tigres, además de variedades de plantas y flores en una especie de selva, en donde se destaca el enorme colorido que usó Natalia para darle alegría al lugar: "Al ser un barrio de monoblocks, el espacio está muy estigmatizado y por eso decidí intervenirlo, además de contagiar a los vecinos para cuidar el espacio. Fue muy emocionante porque es el lugar en donde yo vivo".

Al ser un barrio de monoblocks, el espacio está muy estigmatizado y por eso decidí intervenirlo, además de contagiar a los vecinos para cuidar el espacio. Fue muy emocionante porque es el lugar en donde yo vivo.

"Lamentablemente esa esquina siempre fue un basural. Con mi marido limpiamos todo nuevamente para hacer el mural y ahora estoy esperando que el Municipio pueda colocar un cartel, con el objetivo de concientizar a los vecinos de que no arrojen más basura", sostuvo Bertolucci.

Es un orgullo ver el lugar limpio y prolijo. Personalmente y por las redes sociales, muchos vecinos me agradecen el gesto de darle vida al lugar y de dejarlo en condiciones, ojalá varios se contagien y copien la idea.

Natalia admitió que una vecina lomense ya le manifestó su intención de hacer otro mural, esta vez con la temática de mandalas. "Si cuento con la ayuda de más vecinos, me gustaría poder continuar con este proyecto y pintar en otros lugares, sería una gran iniciativa".

"Es un orgullo ver el lugar limpio y prolijo. Personalmente y por las redes sociales, muchos vecinos me agradecen el gesto de darle vida al lugar y de dejarlo en condiciones, ojalá varios se contagien y copien la idea", concluyó la lomense.

+ historias lomenses
ÚLTIMAS NOTICIAS