El joven lomense de 18 años ganó por segunda vez consecutiva el mayor premio del torneo Iberoamericano que se llevó a cabo en México. “Se cerró una etapa muy positiva para mí”, dijo.
Gracias a su equipo, argentina quedó en la cuarta posición.

Con apenas 18 años, el estudiante lomense Emiliano Liwski cerró un ciclo que comenzó en su primer año de secundaria y concluyó este mes ya cursando la facultad: con una medalla de oro, se consagró por segunda vez consecutiva en la Olimpíada Iberoamericana de Matemática que se realizó en México y aseguró que “cerró una etapa muy positiva”.

Aunque ya está cursando la licenciatura en Matemática en la UBA, no quiso dejar pasar la última oportunidad de participar en la olimpíada. “Fue mi última competencia porque ya egresé del secundario, por eso era un desafío participar de este torneo por última vez”, dijo Emiliano sobre la experiencia.

Leé también:  Con la caricatura refleja las problemáticas del mundo

De Argentina sólo viajaron cuatro chicos. Emiliano fue el único de la zona Sur, ya que sus compañeros son de Santa Fe, La Plata y Capital. “Es una competencia complicada, pero logramos traer una medalla de oro, dos de plata y una de bronce”, contó sobre el torneo que se realizó en la ciudad de Guanajuato.

Egresado de la Escuela de Educación Media N°14 Tomás Espora, de Temperley, Emiliano comenzó este camino con esfuerzo para poder ser el mejor desde que arrancó el primer año del secundario. “Al principio fue difícil porque participé en varias olimpíadas y para llegar a la Iberoamericana hay que prepararse mucho”, aseguró y les aconsejó a las futuras generaciones que tengan paciencia. “No hay que dejar de probar si hubo un fracaso. Espero que cada vez haya más representantes argentinos en este tipo de torneos”.

Leé también:  Escribe poesías y publicó un libro sobre sus experiencias

En esta oportunidad, Argentina quedó en el cuarto puesto entre 23 países por el mérito de los representantes nacionales. Perú obtuvo la primera posición y siguieron Brasil y México en el segundo y tercer puesto respectivamente.

NUEVA ETAPA. A futuro, Emiliano sueña con poder dar clases de matemáticas y se prepara muy rápido para ello. “Pude terminar el Ciclo Básico Común (CBC) en el primer cuatrimestre y ya comencé a cursar la carrera en esta segunda etapa del año”, contó sobre sus estudios en la UBA y agregó que le gustaría dedicarse a la investigación y a contagiar su pasión por los números a más personas. “Quiero que no se tome la matemática como algo difícil o aburrido y voy a trabajar para cambiar eso”, concluyó.