El Pupi fue el invitado por el Departamento de Fútbol Amateur y durante 90 minutos dejó muchas experiencias y consejos para los que sueñan a futuro una carrera como la suya.
El exfutbolista dialogó largamente con los chicos y entrenadores del club de Escalada.

Nunca olvidó sus raíces. Remedios de Escalada fue el barrio y el club que lo vio crecer. Se fue, pero no del todo. Siempre estuvo cerca, para dar una mano, en las buenas y también en las malas, donde se ven los verdaderos hombres. Javier Adelmar Zanetti es un referente del fútbol argentino y mundial. Y además, actual vicepresidente del Inter.

Como nos tiene acostumbrados en los últimos tiempos el Departamento de Fútbol Amateur, esta nueva charla virtual tuvo como protagonista al Pupi, que como si fuera un partido, durante 90 minutos llenó de consejos y experiencias a los presentes.

Javier contó sobre sus inicios: “Jugaba baby fútbol en Dock Sud, donde vivía. Se me presentó la oportunidad de una prueba en Independiente, y quedé. Posteriormente me dejaron libre, hubo un cambio en los cuerpos técnicos y fui convocado nuevamente. Un día antes de un cierre del libro de pases, quedé en libertad de acción”.

Su hermano mayor, Sergio, ya jugaba en la Primera de Talleres, entonces, para Javier no era un equipo más. "Seguía la campaña de Talleres por mi hermano, recuerdo la final en Rosario frente a Central Córdoba en cancha de Newell’s. Aparece Talleres cuando mi hermano pasa a Español, no quería ir a probarme para que no se digan cosas, pero fui. Hice una prueba en Villa Lob, me acuerdo que me marcaba Hugo Donato. Con la familia Besasso voy a estar eternamente agradecido, el gesto que tuvieron conmigo va a quedar grabado en mi corazón, me hicieron formar parte de su familia. Entrenábamos doble turno y no era fácil volver a mi casa y retornar al club, entonces me quedaba en su casa".

Leé también:  “En Talleres somos una gran familia”
El Pupi narró su carrera y su llegada a Italia, donde ahora es el vicepresidente del Inter.

En 1995 llegó el salto al Viejo Continente. Italia, Inter, nueve años consagratorios. "El click es cuando llegué a Italia. Mis primeros tres años me acompañaron mis padres, les cambié la vida, de un día para el otro llego a casa y les digo 'nos vamos para Italia, me compró el Inter'. Su apoyo fue fundamental, lo mejor que me pasó fue al contar con el primer contrato, esa fue mi satisfacción, que ellos dejen de trabajar. En ese momento era el cuarto extranjero y había cupo para tres: jugué el primer partido, pude superar esa etapa, pero para mantener un nivel durante 20 años, se necesita mucha constancia y mucha fuerza mental para afrontar las adversidades. Mi papá siempre fue mi referente en la vida".

OTROS TEMAS DE LA CHARLA

La Selección: "Orgullo, la sensación de representar a la Selección es única: recuerdo la jugada del gol contra Inglaterra en el Mundial de Francia, con mi familia en la tribuna, se vienen muchas imágenes por la cabeza, tengo mucha emoción todavía cuando veo el gol”.

La actualidad de Talleres: "Si Talleres se dá la oportunidad de jugar ocho finales, las tiene que tomar de la mejor manera y prepararse de la mejor forma. Hoy es una buena oportunidad para los jugadores de inferiores, no queda otra con la pandemia que apostar a los chicos del club y crear un patrimonio. Hoy lo que pasa en Talleres está bien, hay chicos con sentido de pertenencia trabajando en los cuerpos técnicos y eso es muy importante para trasmitírselo a los chicos. El Inter hace un mix, jugadores con juveniles de inferiores, a veces compramos jugadores y los terminamos de formar nosotros".

Leé también:  Malvacio y Zeiden ya pusieron la firma a sus contratos

Su rol de vicepresidente: "Ni bien llegué al Inter, me sentí y respire ese sentido de familia, sabía que era mi gran oportunidad, siempre me esforzaba para mantenerme y que el Inter sea mi lugar. De hecho al terminar mi carrera como jugador, me propusieron ser el vicepresidente del Inter y me preparé, me esforcé, fui a la universidad, me formé".

Consejos a los Juveniles: "Lo importante es tener una idea muy clara y trasmitírsela a gente capacitada, los valores humanos que se le pueden trasmitir a los chicos, que son el futuro del club, trabajar de arriba hacia abajo. El resultado no llega mañana, de acá a partir del tercer año con suerte. En la dificultad, el dirigente es donde más debe apoyar al entrenador. Hay que tener una cultura del trabajo siempre, estar preparado para afrontar las dificultades, afrontarlas, y seguir, hay que creer en lo que uno hace y estar convencido. Es fundamental el diálogo permanente entre el entrenador de Primera y su cuerpo técnico con los coordinadores de inferiores. La personalidad es fundamental, no alcanza sólo con el talento: si vos no te formás y fortalecés el carácter, la personalidad, sobre todo para superar los momentos de dificultad, el talento solo no te va a alcanzar".