El Departamento de Fútbol Amateur del club lleva adelante distintas charlas virtuales y ahora fue el turno del entrenador de la Primera, que aconsejó a los más jóvenes sobre aspectos futbolísticos y de la vida, además de contarles sus comienzos.
Della Picca habló con los más chicos del club sobre fútbol y otras cosas interesantes para sus carreras.

A falta de fútbol, es bueno no perder el contacto con los jugadores a través de las plataformas virtuales. No importa que no sean los muchachos a los que uno está acostumbrado a trabajar en el día a día y dirigir los días de partidos.

Rodolfo Della Picca, entrenador de Talleres de Remedios de Escalada, se sumó a la propuesta de charlar con los chicos de las Divisiones Inferiores, aquellos que sueñan con llegar lejos en el mundo de la pelota. El DT vertió interesantes conceptos y consejos.
Bajo la organización del Departamento de Fútbol Amateur, Fito estuvo acompañado por integrantes de su cuerpo técnico: el PF David Regueiro, Gonzalo Gil y Javier Rodríguez.

"Me inicié futbolísticamente en Racing, equipo en el que jugué en Primera División y luego pasé a Talleres en 1973, en donde estuve un año. Seguí mi carrera en Deportivo Italiano y también jugué siete años en el exterior, en el fútbol australiano y en Bolivia", comenzó el diálogo el técnico Della Picca, quien fuera presentado a la audiencia por Roberto Besasso.

Después, Fito le dio paso a su función actual, la de entrenar: "Tuve un maestro, Daniel Santiago, que había sido mi entrenador en Racing. Comencé dirigiendo inferiores en Lanús, y luego estuve cinco años en Racing, para luego dirigir la Primera División. Me apasiona la formación del jugador y de la persona. Mientras el chico está en el club se educa, aprende compartir con los compañeros, y después está el fútbol, la parte técnica, pero si por esas cosas no llega a ser jugador de fútbol, si se ha formado como persona y puede estar preparado para otras cosas".

Leé también:  Tras las desvinculaciones, Talleres busca mantener la base del equipo

Luego, se ocupó de explicar las satisfacciones de la profesión: "Para los entrenadores la recompensa mas grande que podemos tener es cuando un jugador de inferiores llega a Primera. Hoy los chicos tienen una ventaja: antes los jugadores jugaban 10 años en primera y los de inferiores tenían menos posibilidades. Hoy hay mayores mercados y no solamente tienen como opciones el fútbol argentino".

Sobre los aspectos a trabajar en Inferiores, mencionó: "Es importante trabajar en la técnica individual del jugador, después en Primera hay cuestiones que no es fácil corregir, y hay otras urgencias, hay que ganar. Los chicos tienen que llegar y manejar los dos perfiles, cabecear con los dos perfiles. Pero al llegar nunca hay que dejar de aprender".

Leé también:  Trejo, entre ofertas y las chances de continuar

Uno de los chicos que participó de la charla le preguntó acerca de la función de los  laterales: "Lo más importante es saber defender. Pero si en cada pelota cruzada estás mal parado, primero tenés que saber marcar. De nada sirve atacar muy bien, si defendés mal. Podés tener errores técnicos, pero tenés que estar bien ubicado, donde tácticamente tenés que estar. Si estás siempre ubicado donde debés estar, vas un paso adelante. La fortaleza anímica es muy importante también: hay jugadores que técnicamente no fueron los mejores pero jugaron en Primera por estas cuestiones que mencionaba".

Para cerrar, y en relación a la pandemia que azota al mundo, comentó: "De los aspectos positivos destaco el tiempo que pasamos con la familia, y que los chicos puedan ver el esfuerzo que hacen los padres para que los chicos puedan ser jugadores de fútbol. Tenés que ser un apasionado del fútbol, pero hoy en día hay otras cosas más, lo único que teníamos nosotros cuando éramos más jóvenes para entretenernos era la pelota, hay que ver fútbol, partidos, jugadores, eso les va a enseñar mucho. Sean felices y tengan una buena vida, valoren el esfuerzo de sus padres que hacen para entrenar."