Tres amigos que fueron despedidos le hicieron frente a la adversidad económica y cumplieron el sueño de abrir un espacio cultural en Lomas.
Con múltiples propuestas para el público.

Con mucho esfuerzo, pero con la convicción de crear un espacio distinto con acceso a la comunidad, tres desempleados apostaron a abrir un bar en tiempos de crisis y aseguran que está complicado el tema, pero ellos no se cansan de buscar alternativas para atraer al público local.

“Somos tres socios que nos quedamos sin trabajo y decidimos invertir en un bar cultural”, explica Daniel Waisberg que junto a su pareja Mariana Pérez Lazarte y su amigo Pablo Blestcher crearon Oveja Roja en diciembre, el cual ya es reconocido por sus actividades no sólo culturales, sino también solidarias.

UNA EXPERIENCIA CULTURAL. “Desde un principio nuestro lema fue generar cultura y arte y que el bar no sólo sea un lugar para ir a comer, sino que sea una experiencia para quien lo elija”, explicó.

Leé también:  Fuga de divisas: el Gobierno limitó los créditos a las empresas exportadoras

Exposición de cuadros, música en vivo de la mano de artistas locales, el proyecto “Más que un plato”, que invita a los comensales a dejar un plato de comida pago para las personas en situación de calle, y la última incorporación es la iniciativa “Más cerca, más justo”, que se basa en entregar pedidos que la gente realiza por internet a productores agrarios que ofrecen verduras sin agrotóxicos.

“Buscamos que este espacio sea un lugar que aporte algo a la comunidad, que los artistas de la zona vengan a dar a conocer su arte”, destacó Daniel, quien además contó que hace dos meses sintieron un fuerte derrumbe de consumición que generó que tuvieran que cerrar los mediodías.

“Es difícil el momento que está atravesando el país, pero nosotros consideramos que siempre hay alguien que lo está pasando peor y apuntamos a ayudar a esas personas en lo que podamos, ya sea a través de algún evento solidario o al ofrecerle un plato de comida”, detalló.

Leé también:  El 43% de las empresas de La Matanza despidió personal en 2019

En Portela 131, de martes a domingos a partir de las 19 se puede visitar el espacio que recibe a los artistas de la zona para que puedan dar a conocer lo que hacen. “Nosotros no les cobramos nada a los artistas, sólo trabajamos con las consumiciones de las personas que los vengan al bar”, aclaró Daniel y agregó que le gustaría que se repliquen este tipo de acciones en espacios para el público en general. “Esta bueno que todos desde su lugar puedan generar acciones para ayudar sin perder la esencia del trabajo”, concluyó.