La Unión | LOMAS

Detuvieron en Budge a otro de los miembros de la banda que desvalijaba a jubilados

TRAS 9 ALLANAMIENTOS. Se trata de Diego Martín Espíndola que fue capturado en Puente La Noria. La Policía ahora busca al último prófugo que ya estaría identificado.

Su modus operandi siempre era el mismo: hacían inteligencia previa y marcaban casas en la zona de Lanús. Sus víctimas, jubilados generalmente de nacionalidad italiana y española que vivían solos. Buscaban ahorros, joyas y elementos de valor. La banda ya fue desbaratada por la policía, pero todavía buscan a uno de sus miembros que se hace llamar "Minion".

Tras una serie de allanamientos realizados por el Grupo de Acción Departamental, fue detenido en las últimas horas Diego Martín Espíndola, en una vivienda ubicada en la calle Reaño al 1700, a metros de Puente La Noria. Los investigadores lo buscaban después de haber capturado al líder de la organización, Gonzalo Barragán el 9 de octubre pasado.

Cayeron por un error impensado: Barragán dio un paso en falso y dejó huellas dactilares en la casa de una de las víctimas. Eso permitió a la Policía dar con el líder de la banda y detectar quiénes eran sus cómplices.

A Espíndola, de 44 años, conocido como "Huevo", lo aprehendieron por sorpresa durante la madrugada mientras dormía. Personal de la Comisaría de Villa Diamante, en el allanamiento, incautó un revólver Doberman calibre 32, precintos, guantes de látex y una camioneta Peugeot Partner, que se cree sería la que habrían utilizado en algunos de los robos.

La banda cometía entraderas muy violentas. Entraban a las casas cuando las víctimas dormían. Las maniataban y las golpeaban para que les digan dónde tenían escondida la plata.

El último miembro no corrió la misma suerte y logró escapar a tiempo.

Cuando los efectivos fueron a buscarlo a una casa ubicada en Azamor, entre Guaminí y Campoamor, no lo encontraron. Sin embargo, allí hallaron otros elementos que podrían ser de importancia para la causa: una maza, un corta fierro, guantes de látex, precintos y un auto Volkswagen Vento que habría sido reconocido durante los asaltos.

La banda cometía entraderas "muy violentas", informaron fuentes judiciales. Entraban a las casas cuando las víctimas dormían. Usualmente las maniataban y las golpeaban para que les digan dónde tenían escondida la plata. Operaban en Villa Industriales, Villa Diamante y Monte Chingolo.

Su último golpe fue la madrugada del 22 de septiembre. Ingresaron por una ventana de la planta alta y ataron de pies y manos a un hombre de 85 años. A la mujer, la amenazaron y la golpearon para que les diera todo lo que tenía. Se escaparon de una casa ubicada en San Vladimiro al 2500 con $60 mil y otros elementos de valor.

UN BARRIO DONDE LOS ROBOS SE REPITEN

No es la primera vez que en esa zona se producen robos de este estilo. Desde hace años se multiplican los ataques en casas de Villa Diamante, a la que la conocen como el barrio de los italianos. Allí, hace tiempo, se asentó una gran cantidad de inmigrantes y los ladrones lo saben.

Atacan las casas de personas mayores, que viven solos y les piden euros o dólares de su supuesta pensión de extranjero. A mediados de 2018, tal como lo anunció este diario, en 24 días robaron cuatro casas de jubilados a menos de 200 metros de distancia.

Los vecinos se organizaron, crearon grupos de WhatsApp para monitorear los movimientos del barrio y protegerse, y ni así logran protegerse de la inseguridad. Los ataques cada tanto vuelven.

Ahora los efectivos de la Comisaría 5° de Villa Diamante y los investigadores de la Unidad Funcional de Instrucción N° 3 del Departamento Judicial de Lomas de Zamora buscan al último prófugo para que los robos se terminen de una vez.

Temas Relacionados
+ LOMAS
ÚLTIMAS NOTICIAS