Damián Bruno se subió al podio en el inicio de un nuevo camino

Taekwondo. El deportista local, que brilló en U30, cambió de categoría y en su primer campeonato oficial U40, terminó segundo para seguir dentro de los mejores en poomsae (forma).  

Bruno se subió al podio en Misiones

Bruno se subió al podio en Misiones.

En el inicio de un nuevo camino en el mundo de las artes marciales, Damián Bruno tuvo un estreno positivo en la categoría U40 de poomsae (formas) en su regreso al tatami y terminó segundo en la primera fecha de la Copa Argentina, que se realizó en Posadas, Misiones.

El deportista local, que durante años dominó la categoría U30 a nivel nacional y eso le permitió disputar algunos mundiales, terminó con un puntaje de 7,33 (consiguió esa marca en sus dos presentaciones) y se ubicó detrás de Rubén Guagliarello, que es número 8 del ranking mundial y finalizó en el primer lugar con una buena performance.

"Haberle peleado el primer lugar a un competidor como él tan rápido, o sea en mi primero torneo oficial en la categoría, es muy importante para mí y es algo que me motiva para seguir adelante", comentó Bruno en diálogo con Diario La Unión, feliz con su perfomance.

"Las sensaciones fueron muy buenas y creo que, de a poco, me iré acomodando a las exigencias de esta divisional. Por ser mi primer torneo, y sabiendo la categoría de mis rivales, el resultado fue más que positivo", continuó el atleta que integra el equipo de Deportes Lomas.

Bruno, antes del inicio de la pandemia, había conseguido 11 títulos nacionales de forma consecutiva en la categoría U30 y era campeón ininterrumpido desde 2014 (se disputan dos por año). Esto, obviamente, lo posicionaba como el dueño absoluto de esa categoría. Además, en el plano internacional, también le había ido bien: en 2018, en el Mundial de China Taipéi, finalizó en el puesto 17 sobre 40 competidores y en 2020, ya en medio de pandemia y en un certamen realizado de forma virtual, superó la fase preliminar de 64 competidores y finalizó en el puesto 23, otra vez dentro de los mejores del mundo.

Sin embargo, con el paso de categoría, el deportista local inicia un nuevo camino, diferente al anterior y en el que tendrá nuevos desafíos por delante porque son dos divisionales "muy diferentes" entre sí. "La de U30 es más dinámica, mientras que la U40 es más técnica. Es una divisional que, si bien es un poco más lenta y menos explosiva, te obliga a no tener errores, a ser muy claro en los movimientos. Acá pesa mucho la técnica y la experiencia, ya que hay que volcar todo lo que aprendiste en las categorías anteriores", recalcó.

Ahora, en el inicio de este nuevo proceso, Bruno quiere aprovechar todos los torneos que tiene por adelante para sumar experiencia y escalar en el ranking mundial (los puntos se logran en torneo internacionales), enfocado en lo que será el próximo Mundial, que se realizará en 2024. Hoy ocupa el lugar 90 del escalafón. "Fue arrancar de cero, pero es un lindo desafío y daré todo por llegar a los primeros lugares", concluyó, ilusionado, el representante local en el mundo del poomsae.

Temas Relacionados