José María Bianco: "Lo primero que hay que hacer es sacar puntos"

Mano a mano. El nuevo DT de Temperley habló con Diario La Unión y le contó su receta para sacarlo adelante. Con orden e ideas simples, se ilusiona. "Tenemos plantel para revertir este presente", avisó.

Crédito: Eduardo Alfaro

Tranquilo, con la serenidad que trae la experiencia, José María Bianco transita con pasos firmes sus primeros días al mando de Temperley. Años en el ascenso, y de tomar equipos en situaciones complicadas, le curtieron el cuero y sabe lo que hay que hacer. Por eso, con esa confianza, arrancó su segundo ciclo en el Gasolero, ilusionado con sacarlo adelante y mejorar lo hecho en su primer paso en 2012, donde también cumplió el objetivo.

"Creo que, por el material que hay en el plantel, estamos en condiciones de revertir la situación y pensar, a partir de resultados positivos, en objetivos más ambiciosos", abrió el juego el experimentado entrenador durante una charla con Diario La Unión desde la tribuna Mariano Biondi del Alfredo Beranger.

Pero sabe que, para conseguirlo, primero debe cumplir pasos previos que tienen que ver con recuperar a un equipo golpeado, que tiene una seguidilla de varios partidos sin poder ganar (cinco) y a un punto de la zona roja de la zona de descenso, y a su vez darle una identidad de juego.

- ¿Qué es lo primero que se debe trabajar cuando se agarra un equipo en esta situación?

- El orden, eso es fundamental, y también lograr que los jugadores sepan a qué se está jugando. Es lo primero que se tiene que buscar porque, a partir de ahí, se potencian individualmente y eso se traslada a lo colectivo, que es lo que ayudará al jugador a recuperar esa confianza. Saber cómo tienen que moverse los compañeros y tener siempre tres o cuatro opciones de pases, es clave. Y lo mismo para recuperar la pelota, todos tapando espacios. 

- ¿Y eso cómo se consigue?

- Hay que llegarle al jugador de la manera más simple posible. Si bien hay muchas ideas para trabajar y enseñar, estamos en medio de una competencia y todas las cosas las tienen que asimilar lo más rápido posible. Por eso, si toman dos cosas de las que diez que les digo, estamos satisfecho porque es importante que, de a poco, vayan tomando la idea.

- ¿Se aferra a un dibujo táctico?

- No condiciono a nada y me adapto a lo que tengo, siempre mirando el arco rival y con la premisa que todos tienen que trabajar cuando no se tiene la pelota. Esto es un trabajo colectivo y todos deben moverse. Cuando tenemos la pelota, los diez más el arquero deben ser opciones de pases y cuando no, hay que repartir el espacio para que al rival se le haga más difícil atacarlos.

Temperley tiene un plantel con jugadores de muy buena técnica y el objetivo, por ende, será ordenarlos para que esa técnica sea en beneficio del equipo y no se pierda en un desorden general.

-  O sea,  prefiere los equipos flexibles que se adapten a diferentes circunstancias.

- Siempre se parte de un esquema base, pero después cuando aparecen los movimientos, el esquema muta y cambia en relación a donde está la pelota. Por eso, no me encierro a una forma de jugar, siempre hay que tener variantes y eso se logra con trabajo, con repeticiones y automatización de movimientos, para que los jugadores sepan que tienen la libertad para soltarse, pero con una premisa clara: si estamos atacando, los de atrás no se puede relejar, tiene que está trabajando, que quiere decir marcando.

- ¿Qué es lo primero que quiere imprimirle al equipo? 

- Por más que uno diga 'quiero jugar bien al fútbol', acá hay que sacar puntos. Es lo principal. Los puntos son los que te llevarán a tener semanas de tranquilidad, en las que podrás trabajar sin tantas presiones y esto, a su vez, les dará confianza a los jugadores, que luego se irá transmitiendo con la gente.

 

- ¿De qué manera se puede lograr?

- Temperley tiene un plantel con jugadores de muy buena técnica y el objetivo, por ende, será ordenarlos para que esa técnica sea en beneficio del equipo y no se pierda en un desorden general. Por eso, imprimiéndole un poco de orden, rendirán mucho más y eso le dará al equipo un fútbol más claro, que a su vez traerá confianza distinta y será respetado por los rivales, no sólo por el juego sino porque también me gusta los equipos que presionan lo más arriba posible.  

Temas Relacionados