La Unión | TV retro

"El otro lado", el legado de Fabián Polosecki

TV retro. Polo cambió al periodismo argentino en los '90 con unos ciclos que se transformaron en objetos de culto. 

Fabián Polosecki puso patas para arriba al periodismo argentino en los '90 con un par de ciclos televisivos que se transformaron con el tiempo en piezas del culto y volvieron al centro de la escena luego de la trágica y precoz muerte del periodista. 

En 1992, Roberto Pettinato conducía en ATC el programa "Rebelde sin pausa" y un ignoto periodista veinteañero que venía de trabajar en medios gráficos ganó una convocatoria para hacer un segmento de breves entrevistas. 

El segmento que tenía cargo "Polo" fue ganando vuelo propio dentro del ciclo del ex Sumo y las autoridades del canal tomaron cuenta de eso. 

Semanas después, Raúl Becerra, conductor de "La noticia rebelde", y luego el mismo Gerardo Sofovich, por entonces director del canal, le informaron a Polo que tendría un programa de una hora. 

"Me imagino una especie de Philip Marlowe que va por la noche contando historias", recordó uno de los directores que formaron parte de la nueva aventura de Polo cuando Becerra lo llamó para proponerle tener su propio programa. 

El programa se llamó "El otro lado" y luego "El visitante", que se mantuvieron en pantalla entre 1993 y 1995.

Polo pateó el tablero de los programas de investigación de la televisión creando un nuevo formato que continúa vigente en la actualidad y que sirvió de molde para que muchos intenten hacer algo parecido. 

"El día tiene 24 horas de inteligente silencio, hay que saber interrumpirlo con algo que pueda mejorarlo y casi nunca se logra", afirmaba Polosecki a fines de 1993 al comienzo de cada edición de su programa "El otro lado". 

Lo decía quien supo hacer de esos silencios una marca, un estilo, sin importar los apuros del tiempo televisivo. 

Cumplió con ese objetivo e instaló un programa transgresor que trasladó la crónica urbana periodística gráfica a la televisión como nadie lo hizo antes. 

Fabián Polosecki marcó a principios de los '90 la imposición de un estilo inédito en la televisión argentina. La clave fue detenerse en aquellas historias que nadie se preocupaba por escuchar. 

Esa nueva mirada que se instaló a partir del impacto de "El otro lado" y "El visitante", se basaba en la búsqueda de historias que estaban allí, casi ocultas en las calles de Buenos Aires. 

El programa de Polo se encargó de correr las luces y enfocar la mirada hacia esas miles de historias escondidas en las sombras de la vida diaria y protagonizadas por ladrones, por vecinos, por trabajadores. 

En 1996, Polose alejó de la producción televisiva y se mudó a una isla del Delta del río Paraná. Según distintos testimonios, durante ese período, separado de su familia por decisión propia, manifestó un notable cambio en su personalidad.

El 3 de diciembre de 1996, sin causa conocida y sin que se conociera ningún trabajo periodístico que estuviera realizando, se dirigió hasta la estación de ferrocarril de la localidad de Santos Lugares, y se suicidó arrojándose bajo una formación ferroviaria en marcha. Tenía 32 años. 

El documental "El otro lado de la televisión argentina: El legado de Fabián Polosecki" se encargó de rescatar parte de su vida. 

Temas Relacionados
Ver más: