La empresa decidió no prestar servicio por la falta de pago de los subsidios adeudados por el Ministerio de Transporte. La situación se podría resolver recién el martes.
El servicio volvería a reanudarse el martes si se soluciona el conflicto por los subsidios.

Las línea de colectivo 501, 394 y 245 de la Empresa Monte Grande este lunes no prestarán servicio debido al conflicto que persiste entre las cámaras del sector y el Ministerio de Transporte bonaerense por el pago de los subsidios adeudados. La medida afectará a cientos de vecinos de Esteban Echeverría que tienen que viajar a pesar de la cuarentena.

El paro fue confirmado este domingo por fuentes de la compañía a pesar de que en otras líneas esta tarde se hablaba que se había alcanzado a una "tregua". Sucede que desde el Gobierno de la provincia se comprometieron a saldar parte de la deuda el martes, pero hasta que no esté la plata algunas empresas resolvieron mantener firme su decisión.

Leé también:  Cómo vienen impactando las medidas de restricción en la circulación de pasajeros

"Hasta ahora la información es esa: mañana no va a haber servicio", se limitaron a decir desde la compañía ante la consulta de este diario. Eso hace pensar que si finalmente no llega una solución en el plazo previsto, la medida incluso se podría llegar a extender.

Según pudo averiguar La Unión, el problema con la Empresa Monte Grande es éste: el Ministerio de Transporte le debe los subsidios correspondientes al mes de mayo, y debido a la brusca caída de pasajeros por la cuarentena cubrir los costos se hace "demasiado difícil".

La "situación es insostenible" dicen fuentes del sector y destacan que la cantidad de usuarios que toman colectivos en la actualidad se redujo al 10%, por lo cual "los ingresos de las empresas de transporte de pasajeros se derrumbaron", detallan.

Leé también:  Cómo vienen impactando las medidas de restricción en la circulación de pasajeros

Muchos vecinos, enterados de la noticia, hicieron conocer su descontento por redes sociales. María del Carmen Aguero se preguntó: "¿Y las personas que trabajan y necesitan del servicio?". Mariano Pereyra sentenció: "Siempre somos los laburantes los que tenemos que pagar por la desidia de otros. No se puede creer esto, menos en cuarentena".