A Ángela Puga siempre le gustó ayudar, pero hace dos años a través de una situación particular está en contacto con personas con ganas de involucrarse en causas que lo merecen.
Sueña con tener su propio espacio físico para seguir ayudando.
Sueña con tener su propio espacio físico para seguir ayudando.

Sin proponérselo, la vecina de Lomas, Ángela Puga (40) creó hace dos años el grupo Whatsapperos Solidarios hace dos años cuando estaba buscando a personas que puedan colaborar con una familia que vivía en la calle y así surgió la conformación de este “gran equipo”, como ella misma califica que hoy se dedica a colaborar con quien lo necesite.

“Siempre estuve vinculada al voluntariado, pero en causas particulares y de diferentes espacios o instituciones sociales hasta que comencé, a través de las redes, a difundir lo que pasaba con una familia entera que vivía frente al Teatro San Martín de la Ciudad y ahí comenzó todo”, recuerda Ángela.

Leé también:  Vecinos de Lomas juntan fondos para enviar un mamógrafo a Salta

Visibilizar la problemática a través de posteos en páginas de famosos fue lo que hizo posible llamar la atención del público y la prensa que comenzaron a contactarla para ayudar en la causa.

“Ahí hubo mucha gente que me pasaba el celu para ayudar y armé el grupo: ‘una casa para esta familia’ que tras lograr que se muden y tengan un techo se convirtió en lo que es hoy, los Whatsapperos Solidarios”.

Actualmente el grupo tiene 54 integrantes y aunque no todos son activos en las actividades, Ángela rescata que la diversidad que existe entre ellos es fundamental para lograr grandes campañas. “Somos todos muy distintos y cada uno tiene una función, porque el que no puede llegar a un lugar físico se encarga de viralizar las campañas, por ejemplo. También tenemos a una señora muy grande que ayuda donando algo rico porque no puede movilizarse, pero todos colaboran con lo que pueden”, explicó Ángela que además es mamá de dos adolescentes que la apoyan en su labor social.

Leé también:  Avanzan las obras en Parque Piñeiro

Ángela trabaja en Capital, pero asegura que en los viajes de casa a su trabajo se encarga de buscar alternativas siempre pensando en hacer campañas que tengan un plus porque está convencida que la ayuda siempre debe ser especial. “Esto de ayudar está conmigo desde muy chica, no tengo mamá y mi psicóloga dice que desarrollé una maternidad extendida hacia todas esas personas con las que colaboro”, contó y dijo que sueña con tener en un futuro, un espacio físico propio para organizarse con el grupo y ser “efectiva en cada uno de los proyectos que llevamos adelante”.

Facebook/Whatsapperos Solidarios.

junto a los Whatsapperos Solidarios.
junto a los Whatsapperos Solidarios.