La Unión | Corazones Solidarios

Un centro de Llavallol mantiene en marcha una Cadena de Favores

MOVIDA SOLIDARIA que surgió a partir de la crisis.

Reciben y clasifican donaciones de ropa, medicamentos y objetos de ortopedia y óptica. Los vecinos que precisen algo sólo tienen que acercarse a pedirlo: “Es impresionante la repercusión”.

La solidaridad parece no entender de límites. Dar una mano y salir a la ayuda del otro es lo que realiza a menudo el Centro Comunitario Cadena de Favores de Llavallol, donde colaboradores reciben ropa, calzado, artículos de ortopedia y medicamentos. Todo lo recaudado se destina a los vecinos que lo soliciten y así se forma una red en beneficio de los más necesitados.

Debido a la crisis económica por la que atravesó el país, principalmente en los últimos años, mucha gente comenzó a pasar necesidades, por lo que la lomense Mirta Oro ideó, junto a su nieta, la formación de un espacio que sirva para que los vecinos puedan solicitar ayuda. “Hace tres años que lo formamos y es todo a pulmón, lo conseguido en este tiempo son donaciones de los vecinos. Incluso, alquilo el lugar donde se encuentra el Centro Comunitario porque no tenía más lugar en mi casa”, señaló la mujer de 65 años sobre el rápido accionar de los lomenses.

“La ropa, los remedios, las botas ortopédicas, las sillas de ruedas, entre otras cosas como elementos de óptica, es lo que juntamos. Pedimos la colaboración mediante Facebook y por un espacio radial, el cual también nos cedieron para que hagamos conocida la movida solidaria”, contó quien vive en la localidad hace 43 años, pero que nació en Santa Fe.

VOLUNTAD Y ORGANIZACIÓN. Lo que le sobra a uno, le puede faltar al otro. Ésa es una de las premisas que predomina en el pensamiento de los 20 integrantes que trabajan ad honorem y hacen posible que Cadena de Favores funcione de manera correcta y ordenada.

Tal es así que poseen la ropa clasificada por género, talles y edades, como así también los medicamentos. La donación de estos últimos requieren la receta médica para poder retirarlos por parte del solicitante y, de ser posible, la donación de algún alimento no perecedero para poder continuar con la ayuda y lograr un mayor alcance.

“Es impresionante la repercusión que tuvo esta movida y la conexión que se dio con los vecinos, quienes por suerte ayudan con lo que está a su alcance. Todos los días recibo donaciones y eso es muy valorable”, dijo Oro, para luego agregar inmediatamente: “Lo que se recibe vuelve tarde o temprano a la comunidad, no nos quedamos con nada”.

Lo que le sobra a uno, le puede faltar al otro, es una de las premisas que predomina en los 20 integrantes que trabajan ad honorem.

Hace poco entregaron la silla de ruedas número 100 a un vecino de la zona. Cabe destacar que el espacio no se encuentra politizado y que los ideales de los integrantes quedan de lado cuando de ayudar al prójimo se trata.

DÍAS Y HORARIOS. Cadena de Favores funciona y tiene abiertas sus puertas los días martes y viernes de 18 a 20 para la entrega o recepción de donaciones. No obstante, Mirta tiene en claro las necesidades o urgencias que se puedan llegar a presentar de imprevisto, por lo que está disponible durante todos los días de la semana por la tarde.

SATISFACCIÓN. “Durante 40 años fui payasa y me dediqué a alegrar la vida de los chicos. Los sentimientos que tengo al realizar esta tarea son los mismos que cuando me subía a un escenario para actuar: una satisfacción inmensa de saber que sigo ayudando y de que puedo solucionar, al menos un poco, los problemas a un vecino”, indicó Oro.

Para finalizar, acotó: “Con esos gestos ya está ganado el día, el mes y el año”.

Ucrania 1029 entre Dávila y Sastre es la dirección del lugar, para los vecinos que estén interesados en colaborar con la causa. En caso de querer conocer más información, se puede acceder a la página de Facebook Cadena de Favores Llaval

Temas Relacionados