Los dos pesos pesados se medirán este sábado a la madrugada en una de las revanchas más esperadas. En el careo previo tuvieron que separarlos entre empujones, insultos y frases polémicas.
En un careo explosivo, estuvieron al límite de los golpes.
En un careo explosivo, estuvieron al límite de los golpes.

Deontay Wilder y Tyson Fury quisieron adelantar algo de lo que pasará este sábado por la medianoche en el MGM Grand Arena de Las Vegas.

En el clásico careo que se lleva adelante para peleas de este tamaño se cruzaron muy fuerte y entre empujones e insultos se lanzaron frases polémicas e hirientes. “No olvides nunca cuando te encontré, que estabas lleno de cocaína, que eras como una casa grande contemplando suicidarte. Así que nunca lo olvides. Te traje de vuelta al mundo del boxeo”, acusó Wilder. Y agregó: “Proporcioné comida para tu familia al pelear contra ti, y lo estoy haciendo por segunda vez. Nunca lo olvides. Te traje al boxeo a lo grande. Te reté a que volvieras”.

Fury no se quedó atrás y le dijo: “Él habla mucho, yo no, yo sólo sé hablar arriba del cuadrilátero y con mis puños le callaré la boca”. Y no se quedó ahí: “Wilder está hablando mucha basura. Me dio una oportunidad, pero le di los mejores días de pago de toda su vida, lo llevé al escenario más grande del mundo. Y aquí está, ¿así es como me agradece? Puse millones en su cuenta. Usted me lo debe todo. Bienvenido al boxeo a lo grande”.

El campeón es Wilder y expondrá su título de peso pesado de la CMB en la revancha de lo que fue una espectacular primer pelea que terminó en empate por fallo dividido. Deontay tiene una marca notable de 43 peleas y 42 triunfos (41 por KO). Los números de Fury también exponen su nivel: 30 peleas y 29 victorias (20 por KO y 9 por tarjetas).