Después de la cachetada en el Clásico, el Granate cayó frente a Central Córdoba de Santiago del Estero y está afuera de la final del torneo.
Lanús volvió a mostrar una pálida imagen y se despidió de la Copa Argentina.
Lanús volvió a mostrar una pálida imagen y se despidió de la Copa Argentina.

Las ganas de Central Córdoba fueron mucho para el deslucido Lanús que, al igual que con Banfield, mostró una imagen pálida y esta vez lo pagó con la eliminación en la Copa Argentina.

La calurosa tarde de Buenos Aires fue poco comparada con la que toleraron los jugadores en La Rioja. En sus rostros se evidenciaba el sufrimiento que padecieron a la hora de disputar el encuentro. Y si a esto se le suman los desniveles en el campo de juego...

Al partido le faltó ritmo y precisión de ambos lados. En ese contexto, se repartieron la tenencia de la pelota y las chances aunque al elenco santiagueño se lo notó más cómodo y apostó por la presión.

Con estas complicaciones a cuestas, Lanús optó en varias ocasiones por los disparos de media distancia: menos traslados y una cuota de suerte podrían favorecerlo.

Leé también:  Lanús hará la pretemporada en el Polideportivo

La primera clara la tuvo Sand. Sobre los 20 minutos, un disparo suyo rebotó en el palo tras un pelotazo largo que le bajó Auzqui.

A los 22, nuevamente apareció Pepe, aunque esta vez en rol de asistidor dejándolo a Bernabei de frente a Rodríguez pero no pudo definir.

No hubo mucho más de Lanús en ataque, salvo por alguna escalada de Di Plácido o una prueba de Marcelino.

Central Córdoba tuvo ocasiones por la rapidez de sus mediocampistas y la destreza de sus hombres de ataque. Núñez exigió a Rossi con un disparo cruzado y Quilez, con otro remate apenas alto, también llevó preocupación al área Granate. Apenas eso.

Ya en el complemento, el equipo de Coleoni arrancó mejor y tuvo una chance inmejorable a los ocho minutos: centro pasado de Quilez y Meli, en absoluta soledad y adentro del área chica, falló una volea imposible de errar. Cuando todavía se lamentaban los hinchas, Vega sorprendió a todos.

Leé también:  Lanús lo buscó, ganó y se subió a la punta

A la salida de un lateral al área, el 5 santiagueño tomó la pelota a unos 40 metros de distancia y sacó un potente disparo que se clavó en el ángulo de Rossi.

A partir de ahí empezó el partido ideal para los de Coleoni mordiendo en cada sector del campo, con una presión asfixiante ante cada Granate que recibía la pelota y con contraataques peligrosos frente a la desesperación de Lanús que, con todo a cuestas, igual fue a buscarlo.

La tarde imprecisa que vivió el equipo de Zubeldía no encontró respuestas en los cambios. Todos los que entraron se contagiaron del resto y, sin más, Lanús cerró una semana realmente para el olvido: perdió el clásico ante su gente y, ahora, se quedó afuera de la Copa Argentina.