«Te doy una mano» se encargó de confeccionar especialmente los elementos que serán utilizados en el área de internación pediátrica.
para el área de internación pediátrica.
para el área de internación pediátrica.

Con mucha emoción y orgullo por el trabajo social concretado, los integrantes de la ONG «Te doy una mano solidaria» de Banfield se acercaron al Hospital Gandulfo para entregar portasueros especialmente confeccionados con imágenes de superhéroes.

Guillermo y Gerónimo son padre e hijo y fueron quiénes decidieron llevar adelante este proyecto para que sea usado en el área de internación pediátrica del centro de salud local.

Ellos trabajan juntos con una gran vocación solidaria fabricando manos ortopédicas para niños con una impresora 3D.

Pero esta vez decidieron crear estas fundas para que los sueron tengan colores y para que los chicos puedan recibir la «fuerza de los superhéroes» que elijan para sanarse.

Leé también:  Damas Azules del Gandulfo: nuevo objetivo para abastecer a la sala de pediatría

Gerónimo tiene poco más de veinte años y heredó de su padre que fue bombero voluntario, las ganas y el compromiso social de ayudar.

El trabajo de las manos ortopédicas los ha llevado por todo el país. Tienen historias conmovedoras de niños que pudieron abrazar a sus padres por primera vez, poder tocar la guitarra y cumplir con otros tantos sueños.

Desde el Gandulfo señalaron que acompañaron a la familia solidaria hasta las habitaciones de los niños y niñas que permanecen internados en el hospital.

«Cada vez que entrabamos en una sala de internación, Gerónimo se dirigía a los chicos internados para preguntarles cuál era su superhéroe favorito, y así hasta terminar con
todos», aseguraron desde el hospital de Lomas.

Leé también:  Concientizan en el Gandulfo sobre la donación de médula

Gerónimo les dijo a cada chico que estaba internado: «Vas a tener que seguir peleándola campeón pero ahora vas a recibir los poderes de tu superhéroe”.

La recompensa de la tarea solidaria estaba en esa cara de los chicos, que en forma muy tímida se les escapaba un “gracias”.