A raíz de esta situación, los médicos enrolados en la Cicop encendieron una luz de alarma y advirtieron que "el cierre total" del servicio podría "convertirse en una cruel realidad".
Los profesionales de la salud desde hace tiempo vienen denunciando "el vaciamiento" del Hospital.

Los trabajadores del Hospital Fiorito de Avellaneda enrolados en la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la Provincia de Buenos Aires (Cicop) denunciaron que por falta de reactivos continúa suspendido el servicio de laboratorio para consultorios externos.

“Lamentablemente, no vemos un horizonte cercano en el que se vaya a revertir esta situación. Todo lo contrario, advertimos que el cierre total del laboratorio podría dejar de ser una probabilidad para convertirse en una cruel realidad”, advirtieron a través de un comunicado.

Leé también:  Estaba prófugo desde 2013 por el crimen de su mujer embarazada y lo detuvieron en La Boca

Los médicos le exigieron a la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, y al ministro de Salud, Andrés Scarsi, una resolución que asegure “en forma urgente” el suministro de insumos y materiales que permitan “descomprimir” este escenario de crisis.

A principios de mes, enfermeros, especialistas y auxiliares habían realizado una protesta frente al hospital para visibilizar la situación y alertar sobre una reducción en el funcionamiento de los servicios de cardiología, obstetricia y diagnóstico por imágenes.

Ante este reclamo, las autoridades ampliaron el presupuesto destinado para la institución. Si bien la suma no era la que habían solicitado desde la Cicop, consideraron que “será de vital importancia para algunas de las necesidades más inmediatas de los y las pacientes”.

Leé también:  Liberan más de 12 millones de vacunas que están varadas en la Aduana

Y cerraron: “El derecho a la salud constituye uno de los derechos humanos fundamentales que el Estado debe garantizar a todos los ciudadanos y ciudadanas”.