Son alrededor de 40 empleados que aún no firmaron su contrato porque le ofrecen cobrar lo mismo que en 2019: entre $87 y 150 la hora.
Los trabajadores desde hace años vienen denunciando el "desmantelamiento" del área.

Trabajadores que se desempeñan en el área de Niñez y Juventud de la Municipalidad de Lanús denuncian "irregularidades" en las condiciones de contratación ya que las autoridades los quieren obligar a firmar el mismo contrato de 2019, con un salario por debajo de la línea de la pobreza, con el argumento de la “falta de presupuesto”.

Representantes de los 44 empleados, que aún hoy no tienen contrato, mantuvieron una reunión con la Secretaria de Desarrollo Humano, Noelia Quindimil, para intentar llegar a un acuerdo, pero la respuesta que les dieron fue la misma de siempre: “Nos piden que sigamos manteniendo los espacios por pagos que van entre los $87 y $150 la hora”, explicaron.

Leé también:  Récord de aspirantes a ingresar a la UNLa

Desde hace años los trabajadores vienen denunciando la “situación de precariedad” que les toca vivir y “el desmantelamiento” de los espacios y los programas de niñez y juventud en el Distrito, que se desarrollan principalmente en los barrios más carenciados.

“Somos los trabajadores quienes hemos mantenido cada espacio no solamente llenándolo de contenido sino también de recursos materiales, hemos soportado junto a los pibes la desidia y el maltrato que han ejercido los funcionarios. Hemos afrontado el ajuste de manera solidaria y colectiva”, resaltaron a través de un comunicado.

Al no ser trabajadores de planta permanente muchos ya firmaron el contrato que les ofrecen, por cuatro meses, por miedo a perder su trabajo. “Ante este panorama hoy vuelven a decirnos que no hay plata, que el presupuesto actual no está destinado para mejorar nuestras condiciones laborales y contractuales”, agregaron.

Leé también:  Vecinos de Lanús avanzan en la presentación de un amparo colectivo

Para febrero los convocaron a participar de una mesa de trabajo para revistar los montos, pero los empleados dicen que esa reunión “no” resolverá sus urgencias más básicas: llevar el pan a sus casas y llegar a fin de mes.

“Nos apremia el tiempo. Si no firmamos este contrato no podemos cobrar el mes de enero en tiempo y forma. Juegan con nuestras necesidades, con la precarización que ellos mismos generan”, precisan y responzabilizan al intendente, Néstor Grindetti, por la “falta de política pública en materia de niñez y juventud”.