Gianluca repite este ritual cada día y contagió a los vecinos de la calle Laprida, que se suman con aplausos, saludos y hasta alguna cacerola. “Si tuviera a los doctores y a los enfermeros adelante mío, les diría que no se rindan”, dijo.

Gianluca Vacotti es un lomense de 9 años que todas las noches, a las 21, sale a la puerta de su casa en la calle Laprida junto a su familia para hacer sonar su corneta y, con ese humilde acto, sumarse al agradecimiento al personal de salud y de seguridad que luchan contra el Coronavirus. “Si los tuviera adelante mío, les diría que no se rindan y que luchen contra esta enfermedad”, dijo.

Giancluca juega al vóley y ese instrumento lo usa para alentar a sus compañeros.
Giancluca juega al vóley y ese instrumento lo usa para alentar a sus compañeros.

La mamá de Gianluca, Analía Sbordi, fue la encargada de contar la historia e indicó que la iniciativa surgió de su hijo desde el primer día que se decretó la cuarentena obligatoria en el país: “Al principio salimos y aplaudimos nosotros solos, pero al poco tiempo ya veíamos como se sumaban los vecinos, el primero fue el que vive pegado a nosotros. Nos gritamos y nos saludamos a la distancia”.

Leé también:  Aíslan a la intendenta de Cañuelas tras un caso positivo de Coronavirus dentro de la Municipalidad

La lomense, de 42 años, aseguró que ahora ya son cerca de 15 vecinos que acompañan a Gianluca con la iniciativa, pese a ser un barrio que se caracteriza por tener personas mayores: “Oscar, de 82 años, no va a ningún lado, ni siquiera a comprar, pero llegan las 21 y se asoma a su puerta para aplaudir”.

“Enfrente de nuestra casa vive una señora que tiene una nieta muy chiquita, de 2 años, que cada tanto sale con una olla y hace ruido con eso, pero estas últimas noches de frío no salieron para resguardarse”, agregó, para luego indicar que se cruza con algunos vecinos en los locales cercanos y felicitan a Gianluca por su gran gesto.

Leé también:  La cifra más alta en un día: 62 personas murieron y 2.979 fueron diagnosticadas con Coronavirus
los vecinos se suman.
los vecinos se suman.

La corneta, centro de atención de la cuadra y la que suena innumerables veces por noche, tiene su propia historia y proviene de uno de los deportes que practica Gianluca: el vóley. “Cuando hay partidos, se toca para alentar a los compañeros y por eso la tenemos”, explicó Analía.

“Cuando pasa una ambulancia, un patrullero o hasta los colectivos de la línea 543, nosotros los aplaudimos, respetamos a cada uno de ellos y la labor que realizan. Creemos que debemos poner nuestro granito de arena dando las gracias”, añadió María Angélica, abuela de Gianluca.

Mirá una de sus salidas, acá: