La dirigencia inició conversaciones con Federico Crivelli y Gastón Aguirre para reforzar el plantel para la próxima temporada. De los dos, el que está más cerca es el arquero.
Aguirre y Crivelli fueron pilares del crecimiento del Cele de los últimos años.
Aguirre y Crivelli fueron pilares del crecimiento del Cele de los últimos años.

Mientras siguen las negociaciones con los futbolistas del actual plantel, Temperley ya puso la mira en las posibles contrataciones y hay dos apuntados que generan gran ilusión en los hinchas: Federico Crivelli y Gastón Aguirre.  Ambos futbolistas aparecen en los planes de los dirigentes y en los próximos días se definirá si formarán o no parte del nuevo plantel para la B Nacional.

Los miembros de la actual comisión directiva están interesados en contar con estos emblemas del club, que fueron los máximos referentes de los ascensos de 2014, y ya hubo conversaciones para que sean pilares del nuevo plantel, que tendrá un sueño concreto en la próxima temporada: regresar a la Superliga.

Leé también:  Patronato viene por Mancinelli

“Ya hablamos con los dos,  pero el que está más cerca es Crivelli”, le informó a Diario La Unión un integrante de la sub-comisión de fútbol. Y es que tras caerse la posibilidad de retener a Matías Castro, que regresará a Unión de Santa Fe, Crivelli es el candidato para reemplazar al uruguayo ya que, además, tiene el visto bueno del técnico Cristian Aldirico.

Crivelli está más cerca y, si arregla, llegará a los 300 partidos en el club.
Crivelli está más cerca y, si arregla, llegará a los 300 partidos en el club.

De esta manera, y en caso de que todo se mantenga por los mismos carriles, el jugador con más partidos en la historia del club se pondrá nuevamente el buzo del Gasolero e iniciará su tercer ciclo en el club, el más especial de todo, ya que su primer partido significará el 300 con la camiseta del Celeste.

Leé también:  Temperley negocia con sus referentes

El “Tonga” Aguirre  también aparece en los planes de los dirigentes, pero su situación es diferente. El histórico defensor, que no seguirá en Tristán Suárez luego de ser separado del plantel por Aníbal Biggeri, corre desde más atrás y la tiene un poco más complicada. Es que más allá del interés de la dirigencia, debe esperar por la aprobación del entrenador Aldirico, la cual aún está en duda, para acelerar las negociaciones y cerrar la contratación.

En este contexto, y con ambas posibilidad latente, los próximos días serán decisivos para definir el futuro de estos dos futbolistas, que ya hicieron historia en el club y quieren seguir aportándole cosas importantes a la institución de 9 de Julio y Dorrego.

Leé también:  Los hermanos Sosa pasan a préstamo a Talleres (RE)