Ante la crisis social que atraviesa el país trasandino, la Conmebol analiza cambiar la sede para el encuentro definitorio que está pactado para el 23 de noviembre.
La final está pactada para el 23 de noviembre.

La Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) revisará este lunes la designación de Santiago de Chile como sede de la final de la Copa Libertadores, el próximo 23 de noviembre, a raíz de la grave crisis social en Chile, que provocó en la capital del país trasandido el decreto del toque de queda.

"Es muy inquietante lo que pasa, por lo que este lunes analizaremos la situación", declaró Gonzalo Belloso, secretario adjunto de Conmebol, en diálogo con el diario El Mercurio de Chile. En ese sentido, el exdelantero de Rosario Central admitió que analizarán "en una reunión" la posibilidad del cambio de estadio.

Leé también:  Lima será la sede de la final River-Flamengo

Por su parte, el presidente de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP), Sebastián Moreno, aseguró que no recibieron "ninguna información" sobre una modificación en la sede, pero realizarán un análisis para asegurar "la realización de este espectáculo".

Mientras tanto, la ANFP suspendió la actividad futbolística en el país trasandino.