En plena pandemia, la lomense Romina Sansile enseña a dibujar gracias a la virtualidad, además de continuar con la venta de sus manualidades por las redes sociales.
El retrato es muy complejo y si no tenés una mínima noción del dibujo hay que comenzar desde lo más básico.”
El retrato es muy complejo y si no tenés una mínima noción del dibujo hay que comenzar desde lo más básico.”

El arte envuelve la vida de Romina Sansile, una vecina de Villa Galicia que se dedica a hacer retratos a lápiz e incursionar en el diseño gráfico. Si bien la pandemia y el distanciamiento social estancaron la venta de dibujos, decidió comercializarlos por sus redes sociales y, además, enseñar sus técnicas con clases online.

Su trabajo artesanal se vio afectado, como tantos otros rubros, y decidió incursionar en la virtualidad: vende sus trabajos por internet y las redes sociales y, pese a que no es docente, también dicta clases online para trasmitir su pasión y sus técnicas a las personas interesadas. “Es una clase por semana, para que el alumno vaya trabajando lo que explicamos en el día. El retrato es muy complejo y si no tenés una mínima noción del dibujo hay que comenzar desde lo más básico”, explicó Romina.

“Partimos de una foto, donde yo armo una cuadrícula para marcar las proporciones de la cara y así los alumnos me copian y pueden dibujar los ojos, la nariz y la boca correctamente. Yo hago el dibujo a la par, para que tengan una guía”, contó Sansile, quien luego aclaró que lo principal de la videollamada no es observar al alumno, sino ver los movimientos de su mano, los trazos con el lápiz y el resultado plasmado en la hoja. “Es importante tener buena conexión de internet para que la clase sea fluida y no se corte para ver todos los detalles”, destacó la retratista.

Leé también:  Quién es el artista lomense que debuta mañana en el "Cantando 2020"

La venta de sus retratos antes se daba por la recomendación de sus amigos y conocidos, con el tan eficaz boca en boca, comercializándolos personalmente o por las redes sociales, sitios que se potenciaron por el aislamiento obligatorio y por la necesidad de hacer visible su labor.

Cabe destacar que, hace cuatro años, Romina realizó un retrato de Sandro en una de las paredes del Paseo de la Cultura, el Pensamiento y de los Artistas, ubicado en las calles Sáenz y Lamadrid, lugar donde el “Gitano” solía pasar su tiempo libre.

HERENCIA. Las grandes habilidades de Romina en el arte, sin duda, vienen de familia: Su madre siempre se dedicó a la confección de muñecos en tela (rellenos de telgopor) y a tejer, mientras que su padre estudió dibujo y solía realizar a menudo retratos, pese a nunca haberse recibido.

Leé también:  Recuperan espacios culturales y deportivos en Presidente Perón

Además, Romina está casada con un integrante de otra familia lomense ligada al arte: Germán Catelli, músico guitarrista y profesor, con quien comparte su vida y ambos le trasmiten a su hija lo maravilloso de sus oficios. “A nuestra nena le gusta dibujar, tiene guitarra y piano”, agregó Sansile.

“Con Germán potencié mi costado artístico. Más allá del dibujo, a mí también me gusta el canto y él me ayudó a pulir ese aspecto. Además, con todos mis cuñados y sus parejas armamos una banda familiar y tocamos en fiestas y cumpleaños”, acotó la vecina de Villa Galicia.

En el Instagram y Facebook, se pueden observar los trabajos de Romina y se puede obtener más información para los interesados en aprender a dibujar o adquirir algunos retratos.