Hubo casi 400 mil hogares sin luz en Capital y el Conurbano. Los aumentos llegarán al 32% y afectará de forma directa a 3,87 millones de hogares.
Las tarifas tendrán un 30% de aumento desde el viernes.

A lo largo de la semana, hubo cortes masivos del servicio eléctrico que dejó a miles de hogares de Capital Federal y Gran Buenos Aires sin luz. Pese a eso, y las notorias falencias en el servicio de Edesur y Edenor, desde este viernes las tarifas vuelven a aumentar.

Los aumentos serán de hasta el 32%, según lo anticipado oficialmente. Pero lo cierto es que las instalaciones eléctricas siguen sin estar preparadas para soportar el aumento de la demanda.

El lunes los usuarios afectados por las interrupciones sumaron 389.153 (188.922 en el área de Edenor y 200.231 en la de Edesur), lo que significa que el 7,2% de los consumidores sufrieron la falta del servicio. Mientras que el martes último hubo más de 300.000 usuarios afectados por una falla en la subestación Morón de Edenor, por un problema en las líneas de trasmisión que hasta ahora no fue explicado por el organismo regulador.

Leé también:  Clausuran la oficina de Edesur de Lanús por diversas irregularidades

Según los datos de la Secretaría de Energía, lo aumentos en las tarifas de Edenor y Edesur afectarán de forma directa a 3,87 millones de hogares de Capital Federal y Gran Buenos Aires, con un alza que oscila entre el 30 y el 32%.

Esta semana hubo miles de hogares sin servicio durante largas horas.

Recién a partir de las categorías más altas que implican consumos superiores a 500 kilovatios mensuales se encuentran las subas menores al 30%.

Pero este aumento no significará mayores ingresos para las distribuidoras, porque lo que se aplica es la suba en el precio mayorista de la energía y en el precio de la potencia. Recién en marzo, con el aumento que se aplique (rondará un 14%) será para mejorar los ingresos de Edenor y Edesur.

Leé también:  Vuelven a subir los peajes a la Costa y de la autopista Buenos Aires-La Plata

RECHAZO POPULAR. Los consumidores acumulan cientos de demandas hacia las empresas prestadoras del servicio eléctrico por fallas y por las subas de los precios, que se vienen registrando desde febrero de 2016 para Edenor y Edesur.