La paciente tenía una operación de desobstrucción de píloro, un órgano que comunica el estómago con el duodeno, y en primer lugar fue operada por laparoscopía de la vesícula y después se le hizo la intervención correcta, todo en un lapso de pocas horas, y posteriormente murió luego de 20 días de un constante deterioro.
Por el caso hay dos personas imputadas de "lesiones culposas".

Luego de la amputación equivocada de una pierna, el Nuevo Sanatorio de Berazategui volvió a ser objeto de una nueva denuncia luego de que le extirparan la vesícula en forma errónea a una mujer de 71 años, que a los pocos días murió.

La nueva presentación fue formulada por familiares de Teresa Angilletta, que originalmente tenía una operación de desobstrucción de píloro, un órgano que comunica el estómago con el duodeno. La mujer en primer lugar fue operada el 30 de abril pasado por laparoscopía de la vesícula y después se le hizo la intervención correcta, todo en un lapso de pocas horas, y posteriormente murió luego de 20 días de un constante deterioro.

Leé también:  Cae una banda dedicada a cometer "entraderas" y robo de vehículos

La abogada Paola Stekloff, que representa a la familia, indicó que la denuncia por homicidio culposo en ejercicio de la profesión al médico Fernando Javier Palladino, que estuvo a cargo de la operación.

"Todavía no tenemos registros del resto del equipo que realizó la operación. Hay distintas responsabilidades y puede haber imputaciones de encubrimiento", indicó.

La letrada señaló que los profesionales, en un primer momento, intentaron alegar que la operación de vesícula se le realizó porque se la encontró muy deteriorada al realizar la operación programada.

"Resultó un argumento falaz, porque la primera operación fue laparascópica y la de píloro es a abdomen abierto", explicó Stekloff, quien además sostuvo que la mujer se había hecho exámenes previos, los cuales indicaban que la vesícula se encontraba en buen estado.

Leé también:  Hallan un hombre muerto, atado a una cama e investigan un ajuste de cuentas

Hace pocos días se conoció la historia de Magdalena Leguizamón, de 67 años, una mujer a la que le amputaron en la misma clínica la pierna equivocada, luego de una operación programada por sus problemas de diabetes.

Por el caso hay dos personas imputadas de "lesiones culposas; el traumatólogo Gonzalo Cardozo y el cirujano Rafael Mariano Rico.

En ambos hechos tomó intervención la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) descentralizada número 7, de Berazategui, que depende del Departamento Judicial de Quilmes.