Pasión: docentes trabajan en las historias ocultas de Temperley

GRANDES REVELACIONES. Nacidos y criados en la localidad, se embarcaron en un proyecto de investigación, donde buscan que no se pierda la comunicación entre vecinos.

Hay historias interesantes que merecen ser destacadas y contadas para que no sean olvidadas, y más aún cuando corresponden a su lugar de origen. Patricia Rodríguez es una docente e investigadora lomense que a lo largo de su vida se interesó por la memoria histórica de la localidad, tal es así que publicó cinco libros al respecto, en el que se destaca el reconocido "Masacre de Pasco". Dicha pasión la comparte con otros tres docentes y juntos comenzaron a trabajar en un proyecto para saber sobre la génesis de los barrios de Temperley. El ferrocarril y la estación, el origen de la urbanización, el primer colectivo y el famoso hipódromo son algunas de las historias ocultas que indagaron y que comparten con los vecinos en las redes sociales. Tienen la intención de hacer un libro, con el objetivo de que dicha labor perdure para las nuevas generaciones, además de buscar que no se pierda la comunicación entre vecinos, también clave para la preservación de la historia.

Oriunda de Temperley, la docente Patricia Rodríguez siempre sintió una atracción por conocer más detalles sobre la localidad que la vio nacer y crecer. Hace tres años y en conjunto con un grupo de docentes (también lomenses) es que se embarcaron en el proyecto de investigar la génesis de los barrios de Temperley. "Nos conocimos en la Plaza Colón, en un homenaje para recordar a desaparecidos de tres barrios de Temperley. Ahí coincidimos en varios ideales y fue el puntapié de este hermoso trabajo", contó la investigadora lomense.

INICIOS

Así, Patricia Rodríguez, Manfred Heidecker, Leandro Juárez y Fernando Navaridas se unieron por una causa en común. "La historia es muy amplia, por eso decidimos arrancar por el ferrocarril y la estación de Temperley. Muchos vecinos nos ayudaron, como por ejemplo un exferroviario que tiene documentado y archivado mucho material de distintas épocas", admitió Patricia sobre las primeras investigaciones del grupo.

Había una dinámica social, donde los vecinos hablaban entre sí y se unían por solidaridad. Eso poco a poco se perdió y es lo que queremos volver a recuperar.

"El origen de los distintos barrios también nos llamó la atención. Algo tan fundamental como la urbanización fue un trabajo que llevaron a cabo los vecinos muy a pulmón y me conmovió profundamente", explicó sobre otra parte de la historia en la que trabajaron. Cabe recordar que lo que hoy comprende la localidad de Temperley comenzó como un gran terreno de estancias, que luego pasó a ser varias quintas y terminó en loteos, con el primero de ellos en 1911. "El vecino recibía un fragmento de tierra, sin calles, ni veredas ni servicios. El barrio literalmente se armaba desde cero y los lugareños trabajaban juntos por un objetivo en común", agregó quien también se desempeña como bibliotecaria.

"Durante la pandemia hemos sacado fotos de distintas esquinas y ochavas, cada una con una historia para contar. Así aprendimos cómo surgieron distintas instituciones, también gracias a los vecinos", añadió Manfred, uno de los docentes a cargo del proyecto.

A través del grupo del Facebook "Temperley tiene historia" es donde los cuatro docentes comparten este tipo de hallazgos con alrededor de 7 mil vecinos, quienes también colaboran con datos o comentarios y demuestran el sentido de pertenencia. Además, en un futuro no tan lejano quieren sacar un libro con todos estos datos ocultos, con el fin de que perdure en el tiempo y para las próximas generaciones.

Otra de las historias que maravilló a los docentes fue el primer colectivo de Temperley: a fines de la década del '30, el ómnibus conocido como 323 "La Perla" (ahora la línea 564) esperaba en cada esquina a los vecinos que debían ir a trabajar. "Había una dinámica social, donde los vecinos hablaban entre sí y se unían por solidaridad. Eso poco a poco se perdió y es lo que queremos volver a recuperar", sostuvo Patricia.

LOS DUELOS Y EL HIPÓDROMO

Por su parte, en la década del '60 se llevó a cabo en Temperley el último duelo registrado en el país antes de que fueran prohibidos. Más precisamente en San José, un profesor de la facultad, de origen radical, y un militar se batieron a duelo con armas de fuego, aunque ninguno de los dos resultó herido ni muerto ya que un juez estaba presente en el lugar para que se cumplieran las respectivas reglas.

Temperley es un sentimiento. Entender el pasado y el esfuerzo de varias generaciones es comprender y afianzarse en el presente, todo con el fin de construir un futuro mejor.

"También no hay que olvidarse de que Temperley tuvo un hipódromo muy famoso y algunos propietarios todavía encuentran herraduras de la época, ya que era una zona de caballerizas. La calle Mitre aún tiene la forma de 'C' tan característica de la curva del hipódromo", añadió sobre otro lugar histórico de la localidad.

LAS METAS

Patricia admitió que, al ser un grupo que nació y se crió en Temperley, indudablemente los afectos juegan un papel fundamental en el trabajo desinteresado que llevan a cabo: "Temperley es un sentimiento. Entender el pasado y el esfuerzo de varias generaciones es comprender y afianzarse en el presente, todo con el fin de construir un futuro mejor".

Con cada persona que se va, se pierde parte de la historia. Reconstruirla y rearmarla lleva su tiempo, pero es muy satisfactorio.

A través del grupo del Facebook "Temperley tiene historia" es donde los cuatro docentes comparten este tipo de hallazgos con alrededor de 7 mil vecinos, quienes también colaboran con datos o comentarios y demuestran el sentido de pertenencia. Además, en un futuro no tan lejano quieren sacar un libro con todos estos datos ocultos, con el fin de que perdure en el tiempo y para las próximas generaciones. "Con cada persona que se va, se pierde parte de la historia. Reconstruirla y rearmarla lleva su tiempo, pero es muy satisfactorio", concluyó Patricia.

"Queremos que la gente del barrio vuelva a sociabilizar como lo era antes. Entendemos el contexto de la pandemia, pero la comunicación y la relación humana es fundamental para conservar viva la historia", finalizó Manfred.

+ historias lomenses
ÚLTIMAS NOTICIAS