La Unión | ESPECTÁCULOS

Otro año sin Sandro

rescate emotivo. Se cumplen once años de la muerte del Gitano. Algunos momentos de su exitosa carrera para recordarlo. 

Un ídolo

Un ídolo.

El 4 de enero de 2010 se apagaba en Guaymallén, Mendoza, la voz de uno de los más reconocidos y queridos ídolos populares: Sandro, Roberto Sánchez. 

Más de 50 mil personas lo despidieron en el velatorio que se organizó en el Congreso de la Nación y más de 100 mil acompañaron su cortejo fúnebre, saludándolo a su paso y coreando sus canciones, desde la ciudad de Buenos Aires, a lo largo de la avenida Hipólito Yrigoyen, hasta el cementerio de Longchamps.

Hijo de Vicente Sánchez e Irma Nydia Ocampo, nació el 19 de agosto de 1945, en la Maternidad Sardá, el barrio porteño de Parque Patricios. 

A pesar de haber nacido en Capital, su vida transitó por el sur del Conurbano. Su infancia, su adolescencia y sus primeros pasos en la música los vivió en Valentín Alsina y nunca se olvidó de sus orígenes en esta fabril barriada.  

Con los años, ya consagrado y hasta su fallecimiento, vivió en una mansión en Banfield, que se convirtió en un ícono, un orgullo para los habitantes del barrio. 

En esa casona Sandro era simplemente Roberto y donde disfrutaba de sus momentos de intimidad y privacidad, lejos de la estrella que era arriba del escenario.

Sandro admiraba con devoción a Elvis Presley e intentaba imitarlo en todos sus movimientos. Una anécdota da cuenta que en el acto escolar del 9 de julio de 1957, su maestra de 6° grado lo invitó a realizar esa imitación y provocó la ovación del público. Ahí comenzó su vocación por el rock & roll.

Su primer gran hit y luego convertido en un clásico es "Rosa Rosa", editado en 1969 y que vendió dos millones de discos. 

El propio Sandro contaba que el significado era solo una analogía entre la mujer y la flor, pero hay otra versión sobre el origen de esta canción. Rosa Díaz, empleada doméstica de la familia de su productor artístico Jorge López Ruiz, inspiró la canción. 

Un día, Sandro entró a la cocina y entonó "Rosa, Rosa, que me preparaste". Su productor le propuso escribir un tema y así surgió este éxito. 

Al margen de "Rosa Rosa" y otros hits, publicó 52 álbumes originales y vendió al menos ocho millones de copias. 

Su tema "Tengo" fue considerado por la revista Rolling Stone y la cadena televisiva MTV como el Nº 15 entre los 100 mejores del rock argentino.

También protagonizó 16 películas y fue el primer latinoamericano en cantar en el salón Felt Forum del Madison Square Garden. En 2005 recibió un Grammy Latino.

En otro hito de su carrera, en febrero de 1968 se presentó y ganó en el Festival de Viña del Mar (Chile) y repitió el furor provocado en Buenos Aires. 

Viña le abrió las puertas de Venezuela, Colombia, Perú, Uruguay, Paraguay, Ecuador, México, Puerto Rico, Costa Rica, República Dominicana y su éxito llegó a las comunidades latinas de Estados Unidos.

Algunos mojones en la carrera de este ídolo inoxidable, que a once años de su muerte su legado goza de una vigencia plena. 

Temas Relacionados
Ver más:
+ ESPECTÁCULOS
ÚLTIMAS NOTICIAS