La Unión | LOMAS

Cómo cuidar a las mascotas para que no sufran un golpe de calor

ATENCIÓN. Dos veterinarios lomenses dieron consejos para ayudar a perros y gatos a sobrellevar estas altísimas temperaturas: "Hay que cuidarlos de la misma forma que a los chicos".

La ola de calor invadió el país y las elevadas temperaturas son agobiantes, no solo para las personas, sino también para los perros y gatos, que sufren de igual manera. Es por eso que dos veterinarios lomenses aconsejan a los vecinos sobre los cuidados de sus mascotas. Es clavemantenerlos hidratados, mojarlos a ellos y a su entorno y evitar salidas en horas pico, las claves para que lo pasen de la mejor manera posible.

"A las mascotas hay que cuidarlas de la misma forma que protegemos a los chicos, es por eso que no deben estar expuestos a temperaturas extremas", empezó a explicar el veterinario Mariano Coslovich, que atiende en la Veterinaria Lomas del Sur (Meeks 31).

A las mascotas hay que cuidarlas de la misma forma que protegemos a los chicos, es por eso que no deben estar expuestos a temperaturas extremas.

En días como ayer, hoy y los que van a suceder en esta semana (hasta que llegue una lluvia que alivie la situación) los animales "no pueden estar al rayo del sol en las peores horas de calor, es decir, de 11 a 16, ni tampoco quedar encerrados por mucho tiempo en un ambiente caluroso". Alejandro Zaccagnino, de la Veterinaria Integral Colombres (Molina Arrotea 619), dijo que, en caso de ser posible, "es mejor entrarlos a la casa para que estén más frescos".

"La mejor manera de combatir el calor es que tengan acceso a agua fresca, pero no helada, y mojarles el cuerpo con agua templada", sostuvo Mariano. "Otra forma de mejorar la situación es refrescando el ambiente, ya sea mojando el piso o la tierra para bajar la temperatura ambiente, ya que ellos están con el pecho o la panza en el suelo y así disipan mejor el calor", indicó Alejandro.

La mejor manera de combatir el calor es que tengan acceso a agua fresca, pero no helada, y mojarles el cuerpo con agua templada.

"Si notamos que el perro o gato está decaído, que tiene apatía o no quiere jugar es posible que sea por las altas temperaturas y hay que refrescarlos e hidratarlos constantemente", explicó Mariano. Alejandro se sumó y acotó que la salivación o el jadeo frecuente y, en casos más extremos, los vómitos o la diarrea también son síntomas de un golpe de calor.

Al ser consultados sobre las salidas o los paseos, ambos veterinarios coincidieron en que tienen que hacerse bien temprano a la mañana o ya al atardecer y que no deben ser muy extensos, ya que, además del calor, los animales sufren con el pavimento o el cemento caliente.

Al ser consultados sobre las salidas o los paseos, ambos veterinarios coincidieron en que tienen que hacerse bien temprano a la mañana o ya al atardecer y que no deben ser muy extensos, ya que, además del calor, los animales sufren con el pavimento o el cemento caliente, lo que les puede llegar a provocar quemaduras en las patas.