La Unión | Talento en Acción

"El club es la segunda casa y el básquet un cable a tierra"

En la categoría +30. El equipo +30 femenino de Temperley se consagró campeón de punta a punta y la capitana Virginia Zaplara habló de las bondades de un grupo sin fisuras. 

Las Gasoleras y los trofeos de campeonas

Las Gasoleras y los trofeos de campeonas.

En Temperley, el básquet es un deporte tradicional que tiene presencia en el club desde hace varias décadas atrás y que, inclusive por estos días, sigue dando la nota. Ahora fue el turno de las damas +30 que brillaron en un torneo corto de AFALP y se consagraron campeonas ganando de punta a punta.

Conducidas por Matías Orellana, las mujeres del Maxi Básquet Gasolero dominaron sin problemas el certamen que duró cinco fechas y se jugó durante los últimos fines de semana: terminaron invictas. Frente a la pandemia y a los cortes de actividad que se fueron dando entre 2020 y 2021, la alternativa de competencia fueron estos torneos relámpago. "Siempre competimos en un torneo de la Liga Sur con las categorías +30 o +40. Todos los años se hace y suele durar meses incluyendo playoff, pero con la pandemia se hizo todo más complicado. Hace tres meses más o menos que entrenamos de una manera más seguida y ya en este torneo pudimos ser campeonas", contó Virginia Zaplara, capitana del equipo.

En este sentido, previo a la pandemia ya venían participando de otros torneos relámpago en Entre Ríos, Santa Teresita y Necochea, siempre dejando en alto el Celeste.

"En lo personal, me incorporé hace 8 9 años con el equipo de Maxi Básquet. Es decir, no hice inferiores, pero tengo compañeras que entrenan desde chicas en el club. En la Liga Sur me tocó ser campeona en 2018 y es un gran honor ser la capitana. Más allá de eso, todas aportamos mucho al equipo y tenemos roles diferentes. Lo bueno es que nos compensamos muy bien y que es un lindo grupo en lo deportivo, pero principalmente en lo humano. Hay mucho esfuerzo personal y grupal para poder entrenar y jugar", explicó la pivot del equipo.

Claro está, además de jugar al básquet, son madres, esposas, empleadas o emprendedores en sus trabajos. El deporte, y en particular el club, son el punto de encuentro de la pasión que comparten. "El club es una segunda casa y el básquet es un cable a tierra, es hacer lo que uno ama desde chica, ya es un estilo de vida. Tuvimos lesiones, pérdidas de gran valor y la unión del grupo nos ayudó a seguir adelante. El equipo es familia, solidaridad, es amistad dentro y fuera de la cancha, es todo lo que está bien. En este grupo somos madres, tenemos pareja, trabajos, pero compartimos mucho de nuestros buenos momentos acá", resaltó Virginia que inició su carrera en el Juventud Unidad de Llavallol y volvió al deporte en el Gasolero tras dejar unos años para estudiar.

Las campeonas invictas que forman parte del plantel son Andrea Vogliazzo, Celeste Vogliazzo, Anabel Ostroviesqui, Jesica Del Arciprett, Jesica Tosi, Luciana Girola, Analía Batini, Carolina Gómez, Laura Baez, Aldana Scafide, Alejandra Lamaestra, Candela Celeste Allende, Paola Baranoski y Marcela López.

Temas Relacionados