La Unión | DEPORTES

“Formamos chicos que después son hombres de bien”

Un orgullo lomense. Carlos Barraza, vecino de Centenario y DT de fútbol, contó su historia de más de 10 años trabajando en el Club 25 de mayo y hoy en Luz y Fuerza, siempre junto a los más chicos.

Las historias de vecinos comprometidos con un rol social desinteresado aparecieron a vendavales en medio de la pandemia y la enorme necesidad de mucha gente. Sin embargo, desde otro lugar, hay personas que llevan años haciendo un trabajo silencioso y vital.

Carlos Barraza no es uno más en Centenario. Durante 10 años fue coordinador del fútbol en el Club 25 de mayo, lo que le valió ser premiado por el distrito con el Premio “Orgullo de ser de Lomas” junto a su mujer Lorena en 2018. Para este año, inició un nuevo camino en el Luz y Fuerza de Barrio Sitra y se formó como director técnico de divisiones infantiles en un curso que brindaba el Municipio para mejorar su labor diaria.

“Después de 10 años de trabajo en 25 de mayo decidí ponerle un punto final a esa etapa. Dedicaba muchísimo tiempo de mi día, tanto yo como mi señora, para abordar un montón de situaciones que había más allá de lo futbolístico. Necesitaba tomarme un tiempo para mí y mi familia y ambos optamos por parar la pelota”, contó.

La noticia de que estaba “libre” llegó rápido a los oídos de dirigentes del Luz y Fuerza y, aprovechando las raíces de Carlos (había jugado en el club en la década del ’80), lo convencieron para que retome la actividad. “Me llamaron, me contaron el deseo que tenían y, después de pensarlo un poco, decidí sumarme. La verdad es que con mi mujer extrañamos horrores a los chicos, el estar con ellos, acompañarlos en su crecimiento. Uno invierte mucho tiempo en los clubes y es difícil dejar de golpe todo”, explicó.

Así fue que retomó como DT de los nenes de 9 años y sumó a su propio hijo de 18 –con quien hizo el curso- como entrenador de los de 15. “La satisfacción que me genera trabajar con los chicos es incomparable. Este uno no lo hace por plata, acá dedicas tiempo que le quitas a tu familia o a tus cosas para estar con ellos. Por suerte tengo el apoyo de mi familia que me banca en esto y que después ven lo lindo: yo digo que podes ganar copas, salir campeón pero lo más importante es que estos chicos después son hombres de bien que me cruzan y me saludan, se acuerdan de cuando le dabas un vaso de chocolatada, te abrazan, te valoran”, agregó.

El trabajar con su hijo y haberse preparado para mejorar en su rol de entrenador es un punto importante para este cambio. “Es un orgullo para mí que él quiera seguir este camino. Está estudiando periodismo pero quiere estar cerca de los chicos y lo valoró mucho”, destacó. Y agregó: “El curso que hicimos nos sirvió un montón para comprender mejor los conceptos técnicos y tácticos y también sumar otros relacionados a la psicología, la pedagogía y el trato que corresponde a un niño”.

Sin actividad por la cuarentena, hoy Carlos realiza acciones solidarias y aprovecha sus contactos para ayudar a las familias de Sitra que pasan un momento delicado. Además implementó con su hijo un programa de radio: “Yo tengo un sueño frustrado de periodista que él está empezando a recorrer así que aprovechando que no puedo salir por la cuarentena me sume a un programa en Facebook que sacó él. Es mi cable a tierra

Temas Relacionados
Ver más:
+ DEPORTES
ÚLTIMAS NOTICIAS