La chica tiene 14 años y fue abusada en el complejo El Durazno de la localidad balnearia, donde había ido a pasar el fin de año junto a su familia. Este miércoles, la Justicia secuestró la camioneta y la carpa que utilizaron los jóvenes detenidos para cometer el aberrante hecho.
Sucedió dentro del camping El Durazno.
Sucedió dentro del camping El Durazno.

La Justicia secuestró la camioneta y la carpa que utilizaron los cinco jóvenes detenidos por el abuso sexual de una adolescente de 14 años en el camping El Durazno, en la ciudad bonaerense de Miramar, durante los festejos de Año Nuevo.

En tanto, la fiscal a cargo de la causa, Florencia Salas, indagará este miércoles a los cinco imputados por el delito de "abuso sexual con acceso carnal agravado".

Dentro de las diligencias que encomendó la fiscal, personal de la Comisaría de la Mujer de Miramar y de la Policía Científica secuestró en las últimas horas la camioneta Renault Trafic color blanca en la que se movilizaron los jóvenes para llegar al predio y una carpa tipo iglú, de color azul, así como también todas las prendas de vestir de los imputados.

Leé también:  Una joven denunció que fue violada en manada y abandonada en una plaza

Durante la jornada de hoy, los acusados identificados como Lucas Pitman (21), Emanuel Díaz (23), Tomás Jaime (23), Roberto Costa (21) y Juan Cruz Villalba (23), serán trasladados de la unidad carcelaria 44 de Batán a los tribunales de Mar del Plata para que puedan hacer su descargo sobre la denuncia que realizó la menor junto a su madre en dependencia policial.

Según la reconstrucción que realizaron los investigadores sobre el hecho, todo ocurrió en la madrugada del 1° de enero, en pleno festejos de Año Nuevo.

La víctima fue con sus padres a recibir el nuevo año un día antes y se hospedó en uno de los bungalows, en tanto que los cinco jóvenes marplatenses acamparon en una zona arbolada del predio.

Leé también:  Una joven denunció que fue violada en manada y abandonada en una plaza

Tras el brindis y luego de un tiempo, la madre se percato de la ausencia de su hija, por lo que salió a buscarla por el camping y la encontró en una carpa junto a los acusados, todos alcoholizados, según se desprende de la investigación.

La mujer llamo al 911 y personal policial llegó al lugar y detuvo a los acusados, mientras que la menor y su madre radicaron la denuncia en la comisaría de la Mujer.

A pesar del hermetismo en la investigación, trascendió que las primeras pericias confirmaron que la menor presentaba lesiones en la zona vaginal compatibles con un abuso sexual.