Ingresó la segunda camada de pasantes a la Dirección de Obras Particulares y Catastro local, donde realizan su primera experiencia en el mundo laboral.
los jóvenes recorriendo un edificio en construcción.
Los jóvenes recorriendo un edificio en construcción.

Alumnos de las escuelas técnicas Nº4 de Llavallol, Nº6 de Banfield y Nº9 del Barrio 2 de Abril arrancaron con las prácticas profesionalizantes para sumar experiencia en el mundo laboral y fortalecer el aprendizaje de todos los contenidos teórico-prácticos vistos en clase.

Los estudiantes se encuentran realizando pasantías en la Dirección de Obras Particulares y Catastro y junto a profesionales del área comenzaron a desarrollar actividades fuera de la oficina. En esta oportunidad visitaron distintos edificios en construcción de la ciudad para conocer las medidas de seguridad que deben cumplir.

“Hicimos un repaso de los principales puntos a tener en cuenta a la hora de realizar una inspección en una excavación y de las disposiciones que deben cumplirse. Además, repasamos medidas de seguridad, la cartelería y la importancia del paso peatonal de libre circulación”, explicaron desde la Comuna sobre este programa que se acciona desde la Subsecretaría de Educación.

desde que el plan se puso en marcha en 2014, ya participaron más de 2.500 chicos y chicas de escuelas públicas y
privadas de lomas.

Ésta es la segunda tanda de pasantes que se desempeña en el área de Obras Particulares y Catastro (que depende de la Secretaría de Gobierno) como parte del programa que desde hace 2014 se lleva adelante en el Municipio y que este año prevé alcanzar a más de 500 jóvenes de escuelas técnicas públicas y privadas.

Las prácticas se iniciaron luego del receso invernal y cuentan con la participación de las nueve escuelas técnicas públicas, el Centro de Formación Integral Nº1, la Escuela de Educación Especial Nº501 y los institutos Emilio Lamarca, San Bonifacio y Nuestra Señora de Itatí.

Durante el transcurso de las pasantía, los participantes reciben una remuneración económica, mientras que a sus colegios se les entregó un subsidio de $45.500 para que cuenten con las herramientas necesarias.

Esta camada además de actividades prácticas realiza tareas de atención al público, ingreso de expedientes, certificados de domicilio, relevamiento de veredas, tareas administrativas y ordenamiento de archivos (planos de propiedad horizontal, obras y mensura).

“Con el objetivo que cuenten con las herramientas necesarias para una inserción laboral rápida una vez que terminen sus estudios (el intendente) Martín Insaurralde planteó esta iniciativa desde 2014 por la que ya participaron más de 2.500 chicas y chicos”, señaló el secretario de Gobierno local, Martín Chorén.

Los alumnos de la Técnica Nº5 (Temperley Este) con especialidad en Automotor concurren al Taller Municipal para desarrollar múltiples acciones de mecánica integral, verificación de circuitos eléctricos, trabajos de gomería, motores y embragues, entre otras tareas.

Mientras que los chicos de la Escuela de Educación Especial Nº501, de Lomas Oeste, son ayudantes de jardinería en las instalaciones de la Escuela de Arboricultura, Jardinería y Ecología Aplicada (Emajea). Asimismo, otro grupo trabaja en el mantenimiento de los canteros de la Plaza Libertad.

Hasta fin de año se irán sumando estudiantes de otros colegios.