El Intendente de Lomas estuvo presente en una de las clases que se dictan en el Parque Eva Perón y destacó los alcances de la iniciativa que se lleva a cabo desde hace siete años. En esta edición pasarán 9.000 alumnos de casi 100 escuelas.

El intendente se tomó un tiempo para hablar con los chicos y preguntarles por las clases.
El intendente se tomó un tiempo para hablar con los chicos y preguntarles por las clases.

El intendente de Lomas de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, visitó el natatorio del Parque Eva Perón donde cientos de chicos y chicas de cuarto grado de las escuelas públicas y privadas de la ciudad asisten todas las semanas a las clases gratuitas de natación que el Municipio brinda a través del programa “Aprendiendo a Nadar”.

Acompañado por el secretario de Obras y Servicios Públicos, Emiliano Piergiovanni, el Jefe comunal siguió de cerca los ejercicios que realizaron los niños en el natatorio, algunos de los cuales se encuentran dando sus primeras brazadas, mientras otros aprenden distintas técnicas bajo la mirada atenta de los profesores de la subsecretaría de Deportes.

“Es muy importante este programa no sólo porque apunta a fomentar el deporte en una disciplina tan completa como la natación, sino que nos permite tener un seguimiento y cuidar a nuestros chicos a través del diagnóstico y controles médicos”, señaló Martín.

La iniciativa se lleva adelante por séptimo año consecutivo y este año alcanzará a 9 mil estudiantes. Hasta el receso invernal pasaron casi 2.500 alumnos de 33 colegios; luego de las vacaciones se puso en marcha la segunda etapa que comprenderá a 35 escuelas, y la tercera, que se pondrá en marcha hacia fin de año, incluirá a más de 30 instituciones.

Las clases se desarrollan en dos sedes, el natatorio ubicado en el polideportivo de Molina Arrotea y Las Lilas y el Natatorio Guyo Sember. La propuesta se lleva a cabo de lunes a viernes, en horario de clase -durante el turno mañana y tarde-  bajo la coordinación de 40 profesores que guían a los niños durante 8 encuentros.

"Es muy importante este programa no sólo porque apunta a fomentar el deporte en una disciplina tan completa como la natación, sino que nos permite tener un seguimiento y cuidar a nuestros chicos a través del diagnóstico y controles médicos”, dijo Martín Insaurralde.

Los participantes cuentan con traslados ida y vuelta en micros desde sus escuelas hasta cada uno de los predios, y en el lugar se les entrega un kit compuesto por una malla, mochila, gorro, toalla, dos barras de cereal y un jugo como refrigerio.

Previo a que los chicos se metan al agua, los profesionales médicos les realizan un apto físico de rutina que consta de un control rápido en los pies, axilas y cabeza para evitar el contagio de enfermedades, como es el caso de la pediculosis o el contagio de hongos.

“Se trata de un programa importantísimo, único en el país que se apoya en el deporte, la salud y la educación de los chicos”, precisaron desde la Subsecretaría de Deportes.

“Todos los años nos reunimos con los directivos de las escuelas y ellos nos transmiten que los chicos vienen a las clases motivados”, agregaron.

Hasta el receso de invierno pasaron unos 33 colegios; en los próximos meses pasarán otros 35, y a fin de año más de 30, informaron.

“Durante las ocho clases, los niños aprenden técnicas de nado según el nivel que tengan. La mayoría empieza desde cero y durante las ocho clases van conociendo detalles sobre cómo flotar y técnicas más avanzadas de nado”, precisaron. “En el caso de que algún chico ya sepa nadar o muestre un gran avance se lo invita a participar de cuatro clases más y si los niños quieren, pueden sumarse a los entrenamientos de los equipos competitivos de natación que tiene Lomas”, explicaron.

A NUEVO. Los chicos que asisten al natatorio del Parque Eva Perón disfrutan de nuevas instalaciones.  El proyecto comprendió la construcción de un hall en el que puedan esperar y resguardarse a la espera del ingreso de las piletas; baños para damas, caballeros y discapacitados y una mejor iluminación en el gimnasio central.

La edificación se planificó de forma especial con el propósito de preservar los árboles linderos y no alterar la flora del predio ubicado en Molina Arrotea y Las Lilas.