Eduardo tiene un almacén desde hace 20 años en Viamonte al 600 y sufrió un incendio en el que perdió todo. Sus vecinos salieron al rescate: lo ayudaron a limpiar y juntaron fondos para que pueda comenzar de nuevo. "Estoy atendiendo con la mercadería que me ayudaron a comprar, pero me falta de todo", cuenta.
El local, con el volquete donde tiraron todo lo quemado.

Un desperfecto eléctrico generó un incendio durante la madrugada del domingo en un almacén de Lomas Este. Eduardo, quien desde hace 20 años lleva adelante este negocio en Viamonte al 600, sufrió el duro golpe al perderlo casi todo (mercadería y artefactos), pero la solidaridad y el empuje de sus vecinos se hizo presente.

"Le explotaron botellas de vino, latas, y con el alcohol se propagó más el fuego. Todos los vecinos salimos con barbijos y ropa vieja a ayudarlo a limpiar. El hombre lloraba, estaba muy mal", contó Patricia, una de las vecinas solidarias con el almacenero de 62 años.

Leé también:  Con la pandemia, qué es lo que más se vende en una casa de objetos usados

Tras la tragedia y el apoyo de los vecinos, que lograron juntar dinero para asistirlo, ahora Eduardo se enfoca en limpiar el local y prepararse para arrancar de cero. "Necesitaría hacer toda la restauración de la parte eléctrica, la pintura, perdí una máquina registradora, una balanza electrónica, una heladera que quedó con la puerta hecha bolsa", cuenta el dueño del almacén, que también contaba con verdulería.

Así quedó el almacén tras el incendio y luego de la limpieza de vecinos.

Sin embargo, no baja los brazos y sigue trabajando: "Estoy atendiendo a los clientes con la mercadería que me ayudaron los vecinos a comprar, pero me falta de todo".

SOLIDARIOS. Leandro es otro de los vecinos que se sumaron a darle una mano a Eduardo: "Desde la mañana éramos unos 10 vecinos que nos pusimos a vaciar el local tirando todo lo quemado hacia un volquete, otro vecino vino con la hidrolavadora e hicimos una colecta para comprar la pintura", detalló este vecino, que además precisó que todos trabajaron con barbijos y con distancia preventiva.

Leé también:  Las cinco epidemias por las que atravesó Lomas en su historia

"Pedimos que la gente se acerque, no creo que haya nadie en el barrio que no le haya comprado alguna vez algo. Todo lo que le puedan donar sirve, balanza, cortadora de fiambre, lo que sea", agregó.

Desde la 9 hasta las 19, Eduardo está en su local y recibe cualquier ayuda que los vecinos puedan darle, además se pueden contactar con él al 4243-7911.