Cursan en algunos de los tres talleres de fortalecimiento que ofrece el Municipio: artesanías con materiales reciclados, tejido y telar, y costura.

LOS CURSOS ESTÁN DESTINADOS A CUALQUIER VECINA QUE QUIERA PARTICIPAR, HAYA O NO PADECIDO VIOLENCIA DE GÉNERO.

Con la consigna de conseguir que más vecinas de Lomas aprendan un oficio, puedan insertarse en lo laboral y se independicen, el Municipio abrió talleres gratuitos pensados exclusivamente para ellas y ya son parte de la propuesta gran cantidad de mujeres.

“Nacieron con la idea de generar una actividad que las contenga e incluya. Son cursos abiertos a todas, de fortalecimiento, que no requieren de inscripción previa y que en 2019 se darán por cuarto año consecutivo”, explicó la directora de la Dirección de Derechos de las Mujeres y Equidad de Género de Lomas, Tamara Gómez.

Son tres propuestas: artesanías con materiales reciclados, tejido y telar, y costura. Se dictan en dos sedes: en la calle República Árabe de Siria 75, 1° piso, Lomas; y en el Centro de Participación para Mujeres Fátima Catán, que queda en Recondo 1374, Fiorito.

Leé también:  Violencia de género: amplían las vías de contacto las 24 horas para las lomenses

La vecina que quiera participar de alguno de los talleres puede ir directamente en el día y horario en que se dicta. “No tiene que anotarse. Puede ir cuando quiera. Son cursos abiertos sin fechas de cursada estipulada, que se dictan todo el año. Las mujeres concurren cuando pueden y van evolucionando en su aprendizaje con el acompañamiento de un profesor”, amplió Gómez.

Así, en la sede de Lomas, el taller de artesanías con materiales reciclados se dicta los lunes, de 14 a 16.30; el de tejido y telar, los miércoles de 13 a 16; y el de costura, los jueves de 10 a 13 y de 13 a 16.

Leé también:  Cultura Lomas realiza clases, actividades y espectáculos virtuales

Por otro lado, en Fiorito se puede aprender tejido, los martes de 10 a 13; y costura, los viernes de 9.30 a 12.30.

La idea de la flexibilidad en la obligatoriedad de cursada busca que no abandonen su formación. Las mujeres, como suelen estar a cargo del hogar, muchas veces no pueden comprometerse con un día y un horario, porque les van apareciendo imprevistos. Por eso, los cursos están abiertos para cuando puedan concurrir.

Estos oficios son fáciles de llevar a la práctica como un proyecto propio. “Una vez que se aprenden, se requieren pocos recursos materiales para iniciar un emprendimiento. Las mujeres pueden concretarlo en sus casas como una pequeña iniciativa laboral”, subraya Gómez.