El ticket promedio fue de $300 pesos, apenas un 25% más que el año pasado, cuando la inflación superó el 45%.
Pese a los descuentos y las promociones, las familias cuidaron sus gastos.

La celebración de Reyes fue austera este año. La venta de juguetes cayó un 13,5% interanual en todo el país y el ticket promedio fue de $300 por regalo, un gasto de apenas $60 más que en 2018, a pesar de que la inflación promedio rozó casi el 50%.

Si bien hubo promociones, descuentos y cuotas sin interés hasta 6 pagos, por la delicada situación económica, la mayoría de las familias optó por “juguetes más económicos”, afirmó Matías Furió, presidente de la Cámara Argentina de la Industria del Juguete.

Leé también:  El desfile más antiguo de Lomas: el de Reyes

Los juguetes más demandados fueron los artículos ideales para la playa: areneros, pelotas, autitos, bebotes, juegos de mesa y pistolas de agua, según informaron desde el sector.

Desde la Caij informaron los juguetes tienen una mayor participación en el total de los rubros que componen las ventas de Reyes (47%) respecto a Navidad (25%).

Los números coinciden con los de la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME) que afirma que las ventas de juguetes concentran el 42,5% de las compras en esta temporada del año.

El organismo precisó que, en cantidad de productos, las compras en los locales físicos descendieron 13,3%, mientras que las online subieron 0,9 puntos.

Leé también:  Jornada gratuita para toda la familia en Banfield Oeste

Así surgió de un relevamiento que realizó la CAME entre el 4 y 5 de enero en un total de 1560 negocios de varios rubros, ubicados en las principales ciudades de cada provincia.

La entidad consideró que esta baja de las ventas se debe al “declive del consumo general” y a que “este es un festejo que cada año va perdiendo atractivo entre las familias”.