Sus propios compañeros los terminaron echando de la seccional que funciona en el Mercado Central cuando vieron el estado en el que estaban.
Fueron acusados por sus propios compañeros.
Fueron acusados por sus propios compañeros.

El escandaloso episodio ocurrió en una comisaría de La Matanza donde denunciaron que dos Policías fueron a trabajar alcoholizados a la seccional que funciona en el Mercado Central

Nada menos que sus propios compañeros los terminaron echando. Hubo empujones y gritos: «¡Atrevido! ¡Maleducado! ¡Borracho!».

Mirá el video: