La jueza de garantías Laura Nini resolvió que "no hay elementos" probatorios necesarios para ir a un debate oral y dispuso el sobreseimiento del único imputado, Emanuel Ortiz. "¿Entonces quién mató a mi hijo? ¿Nadie?", se pregunta con impotencia Silvana Vescovo.
Silvana Vescovo y Claudio López, padres de Nicolás, en su casa de Lomas de Zamora.

Silvana Vescovo siente impotencia. No lo puede creer. Cuando parecía que la causa por el asesinato de su hijo Nicolás López estaba cerca de llegar a juicio, el último viernes se enteró que la Justicia de Lomas de Zamora resolvió que "no hay elementos" probatorios para ir a un debate oral y dispuso el sobreseimiento de Emanuel Ortiz, el único imputado.

"La bronca que tengo no me entra en el cuerpo. ¿Entonces quién mató a mi hijo? ¿Nadie?", se pregunta la madre del joven que fue acribillado a tiros la madrugada del 19 de marzo de 2016 a la salida del boliche Kla-C de Lanús. El momento del ataque quedó grabado por una cámara de seguridad de la zona. Por eso Silvana piensa, le da vueltas, y no entiende nada.

"A lo que voy es que ya pasaron cuatro años. (Ortiz) estuvo prófugo tres años, el Ministerio de Seguridad (de la provincia de Buenos Aires) puso una recompensa (de $150 mil) para encontrarlo, ocho fuerzas lo buscaron, se entregó y resulta que el tipo es inocente. Un tipo que cerró el Facebook, se dio a la fuga y se escondió...", insiste Silvana.

La titular del Juzgado de Garantías N° 6 de Lomas de Zamora, Laura Verónica Ninni, en un fallo emitido el 17 de junio entendió que "hay una imputación débil" contra Ortiz y "dictó su sobreseimiento", según explicó a La Unión el abogado de Vescovo, Diego Alustiza.

Hace un mes aproximadamente, el fiscal de la causa había pedido la elevación a juicio y la jueza Nini "aferrándose a lo que había dispuesto la Cámara (de Garantías en lo Penal en junio del año pasado, cuando dictó la excarcelación del único acusado), dice que no alcanzan los elementos probatorios para elevarla", comentó el abogado de la familia.

Leé también:  Intentó evitar que entraran a robar a su casa y le pegaron un escopetazo en la cara: murió en el acto

Silvana y Alustiza este lunes por tarde se reunirán para preparar la apelación que deberán presentar más tardar mañana antes de que se cumplan los plazos judiciales. "Esto de ninguna manera va a quedar así, porque yo no voy a permitir que el crimen de mi hijo quede impune", juró la madre a La Unión, del otro lado del teléfono.

El abogado explica: "Esto lo vamos a apelar porque la jueza tiene que dictar el sobreseimiento cuando está segura que el acusado no es la persona señalada. Y en ese caso el sobreseimiento sería casi como una absolución anticipada. Entendemos que hay muchos elementos para que la causa pueda ser dirimida en un debate público".

Silvana se siente defraudada. "Hace cuatro años estoy esperando que alguien me de una certeza y la Justicia no me ha dado nada hasta ahora. Mi hijo está en un cementerio, que ni siquiera una flor le puedo llevar por este contexto, y este tipo anda suelto, de acá para allá como si nada. Encima tengo la mala suerte que lo tengo a 20 cuadras de mi casa", apunta.

Nicolás López fue asesinado la madrugada del 19 de marzo de 2016, a la salida del boliche Kla-C, a pocas cuadras de la estación de Lanús. Esa noche, el joven y su primo mantuvieron una pelea con unos conocidos del barrio. La discusión empezó adentro del local bailable y continuó durante la madrugada en varios momentos en plena calle.

Tras varios enfrentamientos, los jóvenes caminaron cinco cuadras, hasta la esquina de Yrigoyen y Saenz Peña. Una cámara captó el momento en el que un Corsa blanco dobló a toda velocidad y pasó por delante de ellos. Nicolás corre y se da vuelta para mirar a su hermano, que había tropezado. Da dos pasos más y cae desplomado.

Leé también:  Casi 100 agentes de salud realizan un seguimiento diario de vecinos afectados por el Covid

El primo de la víctima fue el principal testigo. Al declarar aseguró que al autor de los disparos fue Emanuel, quien viajaba en el asiento del acompañante del auto. Las imágenes ubicaron al sospechoso en la puerta del boliche, en los momentos previos al crimen.

"Ahora nos dicen no es él el que está en el video, por el color de la remera, y yo la verdad que ya no entiendo nada", suelta Silvana. "Esto no puede ser. No puede ser que te maten a un hijo y resulta que nadie fue. ¿Y los cómplices? ¿Y el auto? Del auto nunca más hablaron. Nunca hicieron las pericias de las armas. Acá hay algo turbio, ya me lo creo", asegura.

Para seguir exigiendo justicia Silvana adelantó que en los próximos días grabará un video que publicará en redes sociales para denunciar todo lo que está viviendo. También comentó que con la agrupación Unidos Queremos Justicia, organización que nuclea a familiares de víctimas, están planificando distintas acciones para motorizar el reclamo.

"La Justicia, para nosotros los familiares de las víctimas, siempre es lenta, no puede ser. Nosotros vamos a seguir adelante y no vamos a bajar los brazos para que la impunidad se termine de una buena vez", cerró.