La atleta de Temperley, a pesar de unos dolores previos, hizo un gran esfuerzo para cumplir su deseo y terminó primera en su categoría.
"Me quemaban las piernas mientras corría. La carrera fue muy desgastante", remarcó.

La fuerza de voluntad derriba barreras y lo imposible lo hace posible. Eso es lo que demuestra día a día Karina Obertini, que siempre va por nuevos desafíos y, con constancia y esfuerzo, los cumple. Esta vez fue en la 1º Maratón de Puerto Madryn, donde completó los 21 kilómetros en un terreno difícil y fue primera en su categoría.

Esta deportista, que forma parte del equipo de atletismo del club Temperley y que siempre lleva la bandera del Gasolero a todas las provincias, dejó de lado los dolores en las piernas que sentía en la previa, algo que casi le impide participar de la exigente carrera, y logró su cometido: completar los 21 kilómetros en Chubut.

Leé también:  Atletismo Temperley no detiene su andar y suma logros en todo el país
Obertini, en lo más alto del podio.

“Me costaba mucho caminar los días previos y la verdad es que llegué a Puerto Madryn sin saber si podía correr”, recordó Obertini mientras relataba su aventura en diálogo con La Unión. “Lo importante es que, por suerte, no sentí dolores en la carrera y eso fue lo que más me llenó porque no sabía si iba a poder hacerlo”, agregó.

Con esos dolores a cuesta, y sin ninguna intensión de darse por vencida, la atleta lomense y sus entrenadores Gustavo González y Carina Cabrera buscaron alternativas para cumplir el objetivo y la receta fue trotar 3 kilómetros y caminar uno. Con eso, dejó de lado los dolores y pudo subirse a lo más arriba del podio, con su correspondiente medalla.

Leé también:  Atletismo Temperley no detiene su andar y suma logros en todo el país

“La carrera fue muy desgastante y me quemaban las piernas mientras corría. Pero la disfruté y eso es lo más importante”, comentó.

Karina estuvo acompañada en esta aventura por Andrea Mancuso, su entrenadora en taekwondo, y por todo el equipo de la disciplina, que la siguieron de cerca durante la carrera y la aconsejaron antes del punto de largada. “Estoy muy agradecida por la ayuda que me dieron”, señaló.

Cumplido este nuevo objetivo, Obertini no se relaja y ya puso la mira en su otra disciplina: taekwondo. Es que el 30 de este mes competirá en el segundo torneo provincial para seguir demostrando que nada es imposible.