Lomas quitará cargas y buscan que ARBA haga lo propio a través del Gobierno bonaerense.
La histórica casona se erige en el corazón del Barrio Inglés de Temperley.

Cuidar el patrimonio cultural histórico de la ciudad. Con esa premisa, el Municipio impulsó una medida local que promoverá un beneficio importante para una de las grandes casonas de Lomas: Villa Grampa.

Este histórico predio ubicado en la esquina de José María Paz y Coronel Suárez es el corazón del Barrio Inglés de Temperley y ganó reconocimiento con los años por ser varias veces elegido como espacio para filmación de películas. Ahora, el valor patrimonial también se verá reflejado en el aporte del Municipio para su crecimiento eximiéndolo de todo tipo de impuestos locales a través de un proyecto de ordenanza.

Leé también:  Alrededor de 40 mil comercios bonaerenses instalaron dispositivos de pago electrónico

“Priorizamos el carácter histórico de estos espacios que son parte fundamental en la historia de Lomas, por eso evaluamos cada situación para darle el marco y respeto que corresponde”, destacó el intendente, Martín Insaurralde.

En este sentido, sobre el plan para eximir de impuestos municipales, el secretario de Gobierno, Martín Choren destacó: “Estaría bueno que el Gobierno de la Provincia pueda hacer su parte con los impuestos de ARBA”.

Junto a otros 50 inmuebles, Villa Grampa actualmente se encuentra incluida en el Registro Único de Bienes Patrimoniales, de acuerdo a lo establecido en la Ordenanza Nº16087, por su enorme valor urbanístico, arquitectónico, histórico y cultural.

Leé también:  Patrimonio: protegen las casonas y edificios históricos de Lomas

Su propietario original fue el señor Bernardo Grampa, dedicado a la construcción, que había llegado a Argentina en 1886 proveniente de Lago di Como, Italia. El terreno cuenta con 3.655 metros cuadrados, y la casa principal se encuentra en el centro del terreno con subsuelo, planta baja, ocho habitaciones, toilette y cocina, y un primer piso que suma siete habitaciones y dos baños.

Villa Grampa fue escenario de diferentes rodajes, películas y novelas con ambientación de época: “Kindergarten” (1989), de Jorge Polaco, con Graciela Borges y Arturo Puig, la última película nacional prohibida después de la dictadura por sus escandalosas escenas con niños y que nunca se estrenó en Argentina. También se filmaron “De amor y de sombra” (1994), de Betty Kaplan, con Antonio Banderas y Jennifer Connelly y “La fuga” (2001), de Eduardo Mignona, con Ricardo Darín, entre otros.