Es porque cuatro empresas que operan en los yacimientos de Vaca Muerta paralizaron sus trabajos de perforación luego del decreto del Gobierno que congeló el precio de los combustibles.
Son decenas los pozos que no están operativos por decisión de las empresas.

El secretario general del Sindicato de Petróleo y Gas Privado, Guillermo Pereyra, denunció la suspensión de alrededor de 1.000 operarios en los yacimientos de Vaca Muerta por la suspensión de perforaciones.

La crisis que se desató en el sector a raíz del congelamiento en el precio del barril del crudo decretado por el Gobierno empujó a las empresas San Antonio, Schlumberger, Baker Hughes y Calfrac a paralizar completamente sus tareas de perforación, aseguró Pereyra.

El dirigente remarcó que ahora el gremio busca que los empresarios garanticen el pago de sueldos y no apliquen despidos las próximas semanas. En el caso de que eso suceda, podría recrudecer el conflicto.

“Ahora estamos en estado de alerta y movilización y la situación es complicada porque genera desconfianza y viola la seguridad jurídica”, dijo.

El Gobierno congeló el precio del barril en u$s59, mientras en el mundo el petróleo sigue por arriba de u$s60. Como las productoras lo entregan a las refinadoras a u$s42, se produce un corte en la comercialización, la cadena de pagos, el abastecimiento de insumos.