Más de mil personas acudieron al Hospital Posadas para aplicarse la vacuna pero sólo 300 accedieron a ella. La situación se repite en otros hospitales.

Largas colas para conseguir aplicarse una dosis.

En el marco de las vacaciones de verano, crece el éxodo a ciudades del exterior donde los requisitos de salud son diferentes a los nacionales. Desde el Gobierno de Brasil anunciaron la semana pasada que, para ingresar a algunas ciudades, los viajeros deberán tener la vacuna contra la fiebre amarilla, no obstante, en los hospitales bonaerenses hay faltante de dosis.

Tan sólo ayer, más de mil personas se acercaron al Hospital Posadas pero sólo 300 de ellas consiguieron la vacuna, situación que se replica en varios hospitales. Para paliar la situación, entregaron 200 turnos pero recién para el martes.

Leé también:  ¿Qué te pusiste Kun?

A pesar de que el Ministerio de Salud recomienda aplicar la vacuna, los trabajadores del Hospital Posadas denunciaron el faltante de dosis, que deben aplicarse 10 días antes del viaje y por única vez.

“Faltan insumos, faltan vacunas para la fiebre amarilla –que nunca ha faltado-, se está avanzando en la privatización de la farmacia y laboratorio del Hospital, que siempre produjo sus propios insumos. Hoy se está gestionando para que esto lo tomen otros laboratorios y hay cosas que los pacientes ahora las tienen que ir a comprar afuera”, denunciaron desde la CTA de los Trabajadores de la provincia de Buenos Aires.

Además, los trabajadores se encuentran en asamblea permanente por los más de 100 despidos y la privatización del hospital.

Leé también:  El Gobierno bonaerense comenzó a repartir las vacunas contra la meningitis